El boleto electrónico único regirá en 90 días

Edición Impresa

La presidente Cristina Fernández de Kirchner lanzó el boleto electrónico único para el transporte público metropolitano, sistema que significará una inversión de $ 200 millones del Estado, y aseveró en más de una oportunidad que el sistema estará funcionando en 90 días, en respuesta a las dudas que surgieron sobre la celeridad en la implementación.
Además, recalcó que el boleto magnético permitirá poner punto final al «negociado» de las monedas, y dio como ejemplo el de una empresa en la que se hallaron recientemente cientos de monedas escondidas en tambores. «Evidentemente se especulaba con las monedas, y como muchas veces pasa en nuestro país, ese tipo de negocios lo terminan pagando los más vulnerables socialmente, que no tienen estrategias defensivas», dijo la mandataria.
El anuncio se realizó ayer en la quinta de Olivos acompañada por el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli; el jefe de Gabinete, Sergio Massa; los ministros de Planificación, Julio De Vido, y de Interior, Florencio Randazzo; los secretarios de Legal y Técnica, Carlos Zannini y de Transporte, Ricardo Jaime, intendentes, trabajadores de la Unión Tranviario Automotor y representantes de empresas de transporte público como Aldo Roggio (dueño de Metrovías).
Ausencias
En tanto que no llamó particularmente la atención la ausencia de Claudio Cirigliano (dueño entre otras empresas de la línea de colectivos Plaza que sufriera un choque el lunes) y de Mauricio Macri, jefe de la Ciudad de Buenos Aires.
La mandataria sostuvo que el boleto magnético «modificará estructuralmente al transporte público en beneficio no sólo del trabajador sino de toda la actividad económica». Aclaró que por un tiempo coexistirán los dos sistemas pues «va a haber que construir una red de distribución de las máquinas en donde cargar las tarjetas electrónicas que va a demandar un tiempo».
Asimismo, destacó el enorme esfuerzo del Estado para introducir esta mejora en el transporte, «que es el más barato comparado con otras regiones, un 18% más barato que las tarifas del resto del país», indicó.
Punto final
A su turno, el jefe de Gabinete, Sergio Massa, fue más lejos al sostener que el nuevo sistema «pone punto final al curro de las monedas, un abuso que sufrían los usuarios». Logrará a su vez «controlar las velocidades de los transportes y el cumplimiento del recorrido, lo que permite determinar, por ejemplo, si se está produciendo un asalto».
Por su parte, el secretario de Transporte, Ricardo Jaime, se comprometió a «coordinar las acciones» para que el boleto electrónico se implemente, tal como prometió Cristina, en 90 días.
Aseguró que «se trabajó con todas las cámaras de transporte y las autoridades de la provincia de Buenos Aires para tener un sistema boleto electrónico único que es muy moderno, como existe en el sistema aéreo que tiene clearing mundial».
El Banco Nación será el encargado de su implementación y el sistema beneficiará a 12 millones de usuarios. La Secretaría de Transporte calculó que se realizan 11 millones de viajes diarios de los cuales el 46% corresponde a colectivos de jurisdicción nacional; el 20% a colectivos de jurisdicción provincial; poco más del 13% para municipales; un 11% a ferrocarriles y un 9,6% a subterráneos.
Cristina Kirchner está convencida de que el boleto magnético funcionará pues el decreto que reglamenta su implementación lleva el número 84 que, según comentó la primera mandataria, «el 84 en la quiniela es Néstor, de modo que el plan no puede fracasar».

Dejá tu comentario