21 de agosto 2013 - 00:00

El campeón del perfil bajo

En silencio llegó a lo más alto. Los Tordos pateó el tablero en el certamen cuyano y luego de cinco años volvió a gritar campeón.
En silencio llegó a lo más alto. Los Tordos pateó el tablero en el certamen cuyano y luego de cinco años volvió a gritar campeón.
Finalizó la temporada regular del rugby cuyano y Los Tordos completó un gran año consagrándose campeón en un torneo que lo tuvo como gran animador en las instancias finales.

Este año la competencia fue poco usual comparándola con años anteriores, ya que luego de varios años donde los inicios de torneo comenzaban en mayo, en esta oportunidad el certamen arrancó a mediados de marzo y esto le trajo suerte al campeón.

Fue un torneo donde con humildad, sacrificio y basados en un perfil bajo Los Tordos logró ir sorteando los distintos obstáculos que aparecían en su camino.

Este adelanto en la programación de la temporada fue muy bien recibido por todos los clubes involucrados. Ver las canchas verdes la mayor parte del campeonato no es algo habitual en la región por las temperaturas invernales, y la cancha de Los Tordos justamente fue uno de los mejores escenarios que tuvo el Top 10.

El flamante campeón tuvo un gran año a nivel club, pues además de inaugurar sus nuevas tribunas de cemento, la institución trabajó para consolidar su juego en el plantel superior y sumar jugadores aptos para la alta competencia; el bonus fue sin dudas conseguir el trofeo ganando la final, premio al esfuerzo y dedicación de una institución que trabaja todos los días para mejorar su propio rugby y el general.

Dejando a un lado a los últimos animadores, como Marista y Liceo, Los Tordos apareció pateando el tablero y luego de cinco años sin títulos y sin estar en la lucha sumó su décimo cuarta estrella que hoy adorna sus vitrinas.

Un plantel numeroso que alternó muchos jóvenes y otros más experimentados, además de un gran y nutrido cuerpo técnico que de manera muy profesional encaró el año con el sueño de seguir evolucionado. Hoy toda esa conjunción le da al equipo cuyano una especial sensación de bienestar que deberá ser mantenida en el tiempo ratificando lo realizado este año.

Será el momento ahora de ratificar su buen 2013 y afrontar la competencia que viene del mejor modo.

Dejá tu comentario