El FpV retiene minoría pese a la derrota en 14 provincias

Edición Impresa

• Juntó como formación más votos que otros partidos.
• Recuperación Radical.

El resultado de las PASO de ayer comenzó a poner en riesgo el quórum propio del kirchnerismo, por lo menos en el Senado, y proyecta ya un problema para mantener la mayoría absoluta en Diputados. El oficialismo no pudo siquiera replicar el resultado que obtuvo en la elección legislativa de 2009, cuando el kirchnerismo tuvo su peor resultado.

El cálculo que anoche primaba tras los resultados caía sobre el efecto de esta previa a la elección de octubre sobre la distribución de bancas. Tal como se proyectaba hasta ayer, el quórum oficialista en el Senado parecía ser la primera víctima concreta de estas PASO. La proyección indica que el kirchnerismo podría perder en esa cámara entre 5 y 6 senadores, lo que lo dejaría claramente por debajo del quórum propio.

Otras novedades, tan complicadas como el resultado en la provincia de Buenos Aires, y que lo obligarán a rever la estrategia para la nueva campaña electoral que comienza hoy, son las que aportan los resultados del interior.

A nivel nacional, el Gobierno se impuso en 8 distritos: Río Negro, La Pampa, Tucumán, Salta (por poca diferencia), Chaco, Formosa, Entre Ríos y Tierra del Fuego. Deben sumarse victorias de aliados en Misiones y en Santiago del Estero. Es decir, el primer saldo indica 10 victorias contra 14 provincias perdidas.

Está claro que el resultado de anoche debe compararse con la elección legislativa de 2009, no sólo porque en ese año obtuvo de peor performance, sino porque en 2013 se deben renovar las bancas de diputados logradas en esa elección.

Se presumía hasta ayer que ésa era una de las principales ventajas con las que el Gobierno iría a estas PASO y, obviamente, a la elección de octubre; una fortaleza para el kirchnerismo, que arriesgaba poco, y debilidad para la oposición, que se sometía a renovar su mejor cosecha en toda la era kirchnerista.

Pero el resultado de ayer puso en duda todas esas certezas.

Se confirmaron, por ejemplo, resultados impensados hasta ahora, como el de San Juan, donde Compromiso Federal, la fuerza de los Rodríguez Saá le ganó a José Luis Gioja, uno de los puntales del kirchnerismo. El caso de San Juan, además, le aportó a la tarde de ayer uno de los datos más complicados para el kirchnerismo: en esa provincia, Gioja sacó casi 20 puntos menos que en la elección de 2009. Con ese dato comenzaron a sonar ayer las primeras alarmas en el Gobierno.

Tampoco pudo el Gobierno recuperar Corrientes: allí no logró desplazar al radicalismo. Pero no fue el único caso; la UCR volvió, tras largo tiempo, a mostrar una fuerza en el interior que la puso (incluso reconociéndolo desde temprano el Gobierno) entre las mejores performances de la elección de ayer. El caso de Santa Cruz es uno de los más notables: allí Eduardo Costa se impuso por cantidad de votos en las PASO por encima del Frente para la Victoria, que desplazó (otro dato clave para la Patagonia) a Daniel Peralta, ganador de la última interna del justicialismo provincial en marzo pasado.

Santa Cruz puede ser uno de los ejemplos más duros para el kirchnerismo a la hora de proyectar lo que puede suceder en octubre con la Cámara de Diputados: Costa y los radicales retienen allí dos bancas nacionales y hasta pueden obtener la tercera.

Los radicales se hicieron también con otro bastión peronista histórico: Jujuy. Mario Fiad, candidato del radical Gerardo Morales, se impuso por el 31,71% de los votos contra el 30,81% del Frente para la Victoria. Aunque la diferencia fuera sólo de un punto, una derrota del oficialismo en el bastión de Tupac Amaru parecía impensable.

No hizo falta mucho tiempo para que Milagro Sala estallara por la noche culpando al PJ local y a Eduardo Fellner por la derrota.

Las novedades del radicalismo se extienden a Mendoza. La ruptura partidaria allí, donde Víctor Fayad, intendente de la capital provincial, y Roberto Iglesias no apoyaron la candidatura de Julio Cobos, puso en riesgo el resultado del partido en la provincia. De hecho, esa estrategia parecía más dirigida por la Casa Rosada que por Fayad e Iglesias. Cobos terminó imponiéndose por mas del 44% de los votos.

No todo fue alegría para el radicalismo: en la Capital Federal, Ricardo Gil Lavedra, presidente del bloque UCR de Diputados y candidato oficial del Comité Nacional, anoche no llegaba, por lejos, al piso del 22% que el reglamento de UNEN había fijado para poder entrar en el reparto del D'Hont para distribuir candidaturas.

El efecto que volvió a producir Elisa Carrió, más el voto que logró Martín Louteau para diputado, quizás arrastrado por una buena performance de Rodolfo Terragno, terminó complicando a la lista de Gil Lavedra para diputado. Para el Senado, de acuerdo con la reforma política, va la boleta que gana en las PASO, en este caso, la que lidera Fernando Pino Solanas.

Entre los resultados ajustados que igual le aportarán al Gobierno en la suma nacional que anoche se empecinaba en mostrar como un triunfo, está también el de Catamarca, donde la diferencia a favor del Frente Cívico y Social fue de un punto, pero con una buena performance de Luis Barrionuevo, que deberá computarse para la elección de octubre.

También Chubut le reporta al Gobierno una pérdida de votos producto del triunfo contundente del Partido de Acción Chubutense, que se quedó con el 46,68% de los votos contra el 28,40% del Frente para la Victoria. En ese caso, la comparación con 2009 es también comprometida: ese año, Acción Chubutense se había llevado el 7,99% de los votos.

El fenómeno de la izquierda también fue protagonista ayer. En Salta superaron todas las expectativas y en Mendoza, una provincia donde todos los partidos tienen un componente conservador importante, el Frente de Izquierda se coló en el tercer lugar con casi 8 % de los votos.

Dejá tu comentario