El kirchnerismo, más cerca de perder control de Diputados

Edición Impresa

El kirchnerismo se complicó más ayer en Diputados en su intento por retener el control de la mayoría de las comisiones en la sesión del próximo jueves, cuando juren los nuevos diputados y se elijan las autoridades de la Cámara. Ayer la centroizquierda aseguró que no se sumará a los pedidos para quitarle al kirchnerismo la presidencia del cuerpo, pero sí la vicepresidencia que hoy tiene Patricia Vaca Narvaja, y el control de la mayoría de las comisiones. El Gobierno, así, los perdió como aliados. Al mismo tiempo, los jefes de los bloques de la oposición se reunieron anoche en una cena para unificar posiciones y llevarle hoy un planteo formal a Agustín Rossi para la distribución de las comisiones (adonde no están dispuestos a cederle la mayoría al Gobierno) y de las vicepresidencias de la Cámara. De esa reunión dependerá que se llegue a un acuerdo o que la sesión del jueves se transforme en una batalla campal, algo que de todas formas parece difícil de evitar ya que el kirchnerismo, en su afán de no ceder un solo cargo a pesar de no ser ya mayoría en el recinto, decidió copar palcos y galerías para festejar la jura de Néstor Kirchner.

No será un ambiente propicio para negociar, por lo que la sesión puede terminar recibiendo la jura de los nuevos diputados y después pasando a un cuarto intermedio sin fecha. Por lo pronto, el kirchnerismo no conseguía ayer reunir un número necesario para imponerse en la elección de cargos. Es decir, si para el jueves no logra un acuerdo para superar los 130 votos, precipitará también que la elección de presidente y vices, más el control y la constitución de comisiones se demore para otro día. El único problema es que en esa transición deben nombrar a alguien que maneje los asuntos de la Cámara, si es que no pueden garantizar la reelección de Eduardo Fellner.

Ese peligro, de todas formas, no parece existir. Ya nadie le reclama al Gobierno que entregue la presidencia de Diputados, salvo algún sector del peronismo disidente.

Anoche, las bancadas de centroizquierda anunciaron que no respaldarán la idea del peronismo disidente (la UCR ya no lo reclama y Elisa Carrió siempre se negó a hacerlo) de arrancarle la presidencia de Diputados. Razonan, como ya lo hizo Carrió, que el Gobierno debe ser responsable de mantener el funcionamiento del Congreso hasta el último día del mandato de Cristina de Kirchner. Pero confirmaron que apoyarán la idea de quitarle al oficialismo la vicepresidencia primera para «garantizar una discusión equitativa de las comisiones».

Confirmación

En una conferencia de prensa los bloques SI, Libres del Sur, Diálogo por Buenos Aires y Proyecto Sur afirmaron: «Queremos respetar el voto de la gente en las últimas dos elecciones. No vamos a respaldar irresponsabilidades y por eso no vamos a buscar la presidencia de la Cámara, pero reclamaremos la discusión de la integración de las comisiones», dijeron en boca de Eduardo Macaluse.

También confirmaron que se sumarían a la reunión con el resto de la oposición para armar una estrategia común que impida que el kirchnerismo retenga la mayoría en todas las comisiones. Así, Claudio Lozano de Proyecto Sur explicó que el objetivo es reclamar que haya «proporcionalidad en la integración de las comisiones», para lo que el oficialismo deberá ser «primera minoría en todas las comisiones, pero para lograr la mayoría deberá construir consensos para cada uno de los temas».

Dejá tu comentario