“El Mito” imita a Trump con una estrategia de ensayo y provocación

Edición Impresa

Su historial de declaraciones contra mujeres y homosexuales y su defensa de la tortura y la dictadura militar le han puesto un techo pero no logra sacarlo de la cancha.

Río de Janeiro - Con proclamas misóginas y homofóbicas y una asumida nostalgia por la dictadura militar, el diputado Jair Bolsonaro ha logrado convertirse en uno de los candidatos favoritos para las presidenciales de octubre en un Brasil convulsionado.

Sus detractores lo acusan de agravar la fuerte polarización del país, pero sus partidarios lo consideran el salvador de una patria en peligro. Su segundo nombre es Messias y sus más ardientes seguidores lo apodan "El Mito".

Un mito que este excapitán de 63 años, de penetrantes ojos verdes y cabello entrecano peinado con raya al costado, supo cultivar mediante una astuta utilización de las redes sociales y apariciones mediáticas salpicadas de frases provocadoras.

Bolsonaro no se ha visto salpicado por la avalancha de escándalos de corrupción que sacuden a Brasil y gusta de poner a prueba su popularidad en los aeropuertos, donde suele ser solicitado para tomarse selfies.

En las últimas encuestas, araña el 20% de la intención de voto, en la vanguardia para la primera vuelta de la elección presidencial, si se confirma la ausencia del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva. Aunque los encuestadores no pronostican su victoria en una segunda ronda.

Bolsonaro es particularmente popular entre los jóvenes (26%) y en la clase acomodada (34%). De formación católica, en los últimos tiempos buscó -y obtuvo- el apoyo de líderes evangélicos, con un discurso adverso a "la ideología de género".

"Me enorgullece decir que soy temeroso de Dios. Soy católico, pero casado con una evangélica", declaró en un encuentro con pentecostales en abril.

En materia económica, trata de ganarse el favor de los mercados desmarcándose de sus propias posiciones de corte estatizante de otros años. Para ello, nombró como asesor a Paulo Geudes, un economista resueltamente liberal, dando a entender que sería su ministro de Hacienda en caso de llegar a la presidencia.

Poco tuvo que variar en cambio en lo que hace a su prédica de lucha contra la criminalidad, con una propuesta de choque: "Dar acceso al porte de armas a la gente de bien", como afirma en un video publicado en las redes sociales.

Con el clásico discurso de la derecha radical de que "todo está podrido", Bolsonaro quiere ser visto como un político diferente. A menudo se lo compara con Donald Trump, aunque Bolsonaro, lejos de ser un novato, tiene una larga carrera política y una banca en la Cámara de Diputados desde 1991.

"Habla de los políticos como si no fuera parte de ese mundo. Ha logrado forjarse una imagen de hombre fuerte, de línea dura, que va a combatir la corrupción", estimó Michael Mohallem, profesor de Derecho de la Fundación Getulio Vargas (FGV).

Nacido en 1955 en Campinas, cerca de San Pablo, en una familia de origen italiano, Bolsonaro ha forjado su carrera principalmente en Río de Janeiro, donde fue elegido concejal en 1988 y donde obtuvo su primera banca como diputado federal tres años después.

Como parlamentario, se ha destacado más por una retórica inflamada y sus exabruptos que por los proyectos de ley que logró aprobar: dos en 27 años.

En 2014, Bolsonaro le dijo a la diputada de izquierda Maria do Rosario, que lo acusaba de incentivar las violaciones, que "no merecía ser violada". Además, en declaraciones al diario Zero Hora, reincidió: "No merecería ser violada porque es muy mala, muy fea". Dos años después, elogió a un torturador de la dictadura (1964-1985).

También hicieron correr tinta sus declaraciones homofóbicas. En una entrevista con la revista Playboy, en 2011, dijo que preferiría que sus hijos "murieran en un accidente" a que sean homosexuales.

Aunque sus ambiciones presidenciales lo han llevado a suavizar su discurso en los últimos meses, una alianza con los partidos tradicionales para una segunda vuelta luce poco probable.

"Como el electorado está muy fragmentado, con ningún candidato con gran destaque en los sondeos, no sabemos si podrá conseguir los votos de los perdedores de la primera ronda. No es un candidato unificador", dijo Michael Mohallem.

Agencia AFP

Dejá tu comentario