El PRO, sin votos para iniciar juicio político a Macri

Edición Impresa

• En cambio, se haría comisión especial que impulsan opositores.
• Macrismo teme desgaste

La oposición al macrismo está a punto de desbaratar la estrategia PRO de llevar al jefe porteño a un juicio político en el que está seguro, por el momento, de salir ileso.

A menos que en la semana que queda el PRO intente insistir con su propuesta de juicio político a Mauricio Macri, la oposición le gana en votos y rechazará el martes que viene en comisión esa iniciativa. Si el punteo sigue como está por estas horas, el macrismo hizo mal la cuenta si quiere el enjuiciamiento y que todo olvide rápido. Lo que le deparan ahora sus detractores es una comisión de largo plazo y vuelo que podrá revolver mucho más que en un juicio puntual al mandatario de la Ciudad de Buenos Aires.

El jefe de Gobierno porteño pareció montarse en un gesto de audacia cuando la semana pasada anunció que sus diputados lo encaminarán directamente a un juicio político con la idea de deshacerse pronto de escándalo de las escuchas en el cual la Justicia lo procesó por presuntamente consentir el armado de una red de espionaje y participar de una supuesta asociación ilícita. Si prosperara el juicio político, el PRO frenaría la acusación por contar con mayoría en la sala que decide si debe ser enjuiciado o no. En cambio, una comisión investigadora especial le podría acarrear mayores dolores de cabeza.

Tal vez por eso, la oposición ya reúne mayoría de votos, 31 sobre 60, para sancionar la creación de la comisión especial sobre la base de los proyectos del titular del bloque PJ, Diego Kravetz y la Coalición Cívica que responde a Elisa Carrió.

El debate, que comenzará en la Comisión de Asuntos Constitucionales el martes próximo, arrancará de ese modo con los votos cantados.

Si en la sesión prevista para el 12 de agosto el recinto está completo, los opositores al PRO tendrán 31 votos para ganarle al oficialismo porteño en contra del juicio político si ninguno cambia de opinión hasta entonces. Ese día está pautado sancionar cualquiera de los proyectos que impulsan una investigación sobre la aparición del detenido y presunto espía Ciro James con un contrato en el Ministerio de Educación porteño. Esa punta de ovillo terminó revelando que existieron intervenciones telefónicas al cuñado de Macri y, entre otros, al dirigente de familiares de la AMIA, Sergio Burnstein.

Los macrismo por ahora sólo contaría con sus 24 votos, más dos del radicalismo y el del izquierdista Marcelo Parrilli autor del primer proyecto de iniciar juicio político y podría sumar al único legislador del socialismo a un monobloque independiente.

La oposición que se abroqueló ahora en los proyectos de comisión investigadora está conformada por los cuatro diputados del peronismo (su titular fue el primero en presentar la iniciativa), los seis de la Coalición Cívica, los ocho de Proyecto Sur (Solanas) y el aliado Martín Hourest, los cuatro del ibarrismo, los cuatro del kirchnerismo, dos del bloque Encuentro y dos de Unión Federal (ex PRO).

Durante el fin de semana ya hubo varias reuniones entre la oposición y conversaciones del oficialismo que se acentuarán a medida que se acerca la primera reunión de la comisión que preside el radical PRO, Martín Ocampo, para debatir los proyectos.

Parece controvertida la explicación para quienes no siguen de cerca el episodio, decir que el oficialismo pierde si no le hacen juicio político a su jefe, como que gana la oposición con ese resultado, pero de ese modo resulta.

La comisión terminaría emitiendo dos despachos en distinto sentido, pero el PRO exprimirá hasta el último minuto para encontrar los votos que necesita en el recinto.

Del kirchnerismo, ayer María José Lubertino explicó que lo primero que buscarán en la Comisión de Asuntos Constitucionales «es la citación a Macri al recinto», iniciativa que presentó la legisladora. La ex titular del INADI dijo: «Queremos una comisión investigadora más amplia y no vamos a aceptar que el PRO esté usando un mecanismo institucional como el juicio político, donde tiene los votos garantizados, para obtener una absolución exprés».

Daniel Amoroso, quien se retiró de la bancada oficialista por su adhesión a Francisco de Narváez, insistió en un comunicado que «Unión Federal no estuvo de acuerdo en ese momento con el juicio político. Sí votamos a favor de conformar una comisión investigadora que pueda analizar la responsabilidad política no sólo del jefe de Gobierno de la Ciudad, sino también de otros funcionarios», aludiendo a la sesión en la cual la oposición intentó reunir votos para habilitar el tratamiento de varios proyectos sobre tablas, pero el oficialismo lo trabó.

El macrismo cree que, como en aquel debate (el martes pasado) 17 legisladores levantaron la mano para habilitar el tratamiento del proyecto de juicio político, contarían con esas voluntades, pero no es así ahora.

Dejá tu comentario