El Super Bowl, un millonario negocio

Edición Impresa

En un partido atlético, jugado con velocidad y violencia, una precisa patada inclinó el Super Bowl de la Liga Nacional de Fútbol Americano a favor de los Santos de Nueva Orleans, que vencieron 31-17 a los Colts de Indianápolis y obtuvieron su primer título en la NFL.

Sin embargo, más allá de lo deportivo, existe un deporte que mueve millones, de personas y de dólares. Porque el Super Bowl también es un espectacular evento publicitario.

Las marcas desembolsan enormes cantidades de dólares para salir durante la tanda publicitaria e intentar captar la atención de la gigantezca audiencia.

En 2007, sólo Budweiser desembolsó casi 240 millones de verdes por la emisión de nueve spots (cinco minutos de presencia). Apple, por ejemplo, estrenó en el Super Bowl su ya mítico comercial 1984 para presentar aquel año su primera Mackintosh.

Muchos televidentes sólo encienden su TV para ver los comerciales y, sobre todo en los últimos años, una docena de sitios y blogs se dedica a comentarlos, a elegir el mejor y el peor.

Este año hubo varios muy buenos y algunos de marcas de tecnología. Motorola contrató a la infartante Megan Fox, que genera ciertos problemas al subir su foto hot desde su celular Blur. Apple usó su espacio para difundir la iPad y también hubo un comercial de Google, fiel a su estilo: simple y directo llamado Parisian Love.

Como era de esperar, el partido, una de las mayores fiestas del deporte de los Estados Unidos, se jugó en el Sun Life Stadium, antes más de 70.000 espectadores y fue seguido por una multitudinaria audiencia por televisión.

No hay evento como el Super Bowl para los Estados Unidos. Más convocante que el propio Mundial de fútbol de la FIFA, el partido final que enfrenta cada año a los dos mejores equipos de la NFL (National Football League) es además un gran negocio para todos. Prueba de ello fueron sus entradas, cotizadas en varios miles de dólares, y las tarifas de los avisos publicitarios de su transmisión, fijadas a razón de 6 millones por minuto (unos u$s 100.000 cada segundo).

Es que el enorme despliegue, que incluyó espectaculares fuegos de artificio y un imponente concierto de la legendaria banda británica The Who en el entretiempo, fue seguido por unos 150 millones de televidentes de unos 200 países. La final tuvo un rating de 46.4 puntos, el mayor en los últimos 23 años para un Super Bowl.

Según Nielsen Co., encargada de la medición, el Super Bowl fue visto por 114,9 millones de personas superando los 42.1 puntos alcanzados por los equipos de Arizona y Pittsburgh el año pasado, cuando 98,7 millones de fanáticos se congregaron frente a la pantalla chica.

Dejá tu comentario