Empate demora hasta marzo el control del decreto por deuda

Edición Impresa

La pelea entre el kirchnerismo y la oposición por el manejo de la comisión bicameral que debe controlar los decretos de necesidad y urgencia tendrá, por ahora, un final previsible: un empate ocho a ocho es el único resultado que puede esperarse de la primera reunión hoy de ese cuerpo tras la renovación del Congreso. No habrá entonces posibilidad de que se elija al presidente o los vice de esa comisión, pero la bicameral quedará constituida, lo que significa un avance en la estrategia del Gobierno.

La orden de la Casa Rosada al Congreso fue constituir esa comisión cuanto antes y despachar los dictámenes sobre el DNU que habilitó el uso de reservas para cancelar deuda y el que vetó la reforma política. No es sólo un capricho presidencial.

Los Kirchner saben bien que con la bicameral constituida, tenga o no jefatura y aunque no puedan imponer despachos, será más difícil que la Justicia haga lugar a las presentaciones que ya hizo la oposición para suspender la vigencia del decreto.

El argumento principal de todos esos pedidos es que no puede aplicarse la norma al no existir el órgano de control que exige la Constitución y la ley que la reglamenta para controlar esas decisiones presidenciales.

Ese cuestionamiento quedaría sólo formalmente salvado con la constitución de la bicameral hoy, ya que en realidad el verdadero control de los DNU quedará postergado a marzo.

Despachos

De ahí que en la reunión de hoy, además de la pelea por el presidente del cuerpo, que con doble voto decidirá el futuro de los dictámenes, también se aprobarán dos dictámenes, con ocho votos cada uno: no habrá entonces despacho de mayoría y minoría.

En uno de ellos se ratificará el decreto de necesidad y urgencia que dispuso la creación del Fondo del Bicentenario y la transferencia de u$s 6.569 millones de reservas del Banco Central para la cancelación de deuda en 2010 y en el otro se lo rechazará. Lo mismo sucederá con el decreto presidencial de promulgación de la Reforma Política con el que Cristina de Kirchner vetó dos artículos de esa ley.

La palabra final, por ahora, la tendrán los recintos de Diputados y el Senado que en marzo deberán tratar los dictámenes que hoy emitirá la bicameral sin presidente.

Ni el kirchnerismo, ni el resto de la oposición estaban anoche dispuestos a ceder la presidencia. Como la lista de integrantes que aprobaron Eduardo Fellner por Diputados y Julio Cobos por el Senado consagró ocho integrantes entre las dos cámaras para la oposición y ocho para el oficialismo, sólo el nuevo presidente podría torcer esa relación de fuerzas.

Explicación

La reunión de la bicameral está prevista para hoy a las 10 en el Salón Illia del Senado. Para el kirchnerismo, la comisión puede funcionar igual aunque no se elija presidente. Ese dictamen ya lo explicó esta semana Jorge Landau, especialista en temas electorales del oficialismo. No podría haber dicho otra cosa ya que allí reside la estrategia central del kirchnerismo para las bicamerales.

Anoche el radicalismo se reunió en las oficinas del jujeño Gerardo Morales para definir la estrategia para el encuentro de hoy. La UCR propondrá como presidente de la bicameral al diputado Rubén Lanceta. «Yo creo que es una muy mala señal del oficialismo, que no entiende que tenemos mayor número en el Congreso», dijo ayer Lanceta. De todas formas a primera hora de la mañana Miguel Pichetto reunirá a los ocho kirchneristas de la comisión en su despacho y los opositores volverán a encontrarse para el armado final de la estrategia.

Dejá tu comentario