Empleados de Comercio llevaron un amplio petitorio de exigencias a la mesa de negociación salarial

Edición Impresa

Las negociaciones entre los empleados de comercio y las cámaras empresarias del sector para negociar un nuevo acuerdo salarial siguen empantanadas, aunque las partes volverán a reunirse en el Ministerio de Trabajo para destrabar el conflicto. Según revelaron fuentes sindicales a ámbito.com, ante las múltiples demandas de los trabajadores, los empresarios responden con intransigencia. Sin un pre-acuerdo sobre la mesa, amenazaron con una "masiva" movilización por las calles porteñas para los primeros días de mayo.

"Se habla de aumentos del sueldo básico de bolsillo, no de aumentos porcentuales", confiaron a este medio desde el Sindicato de Empleados de Comercio (SEC). Entre la peticiones, los gremialistas reclaman llevar el salario básico de los casi 2.100 pesos actuales a los 3.000 desde el primero de mayo, lo que en términos porcentuales representaría una suba de más de 40 por ciento. "Esa cifra está fogoneada por la CGT", dijo a ámbito.com un ladero de Armando Cavalieri. El pedido de Comercio perece exorbitante (Luz y Fuerza cerró en 22%, metalúrgicos en 25% y bancarios en 23%) pero se justifica en la creciente inflación. Según dicen los sindicalistas, el costo de vida de abril de 2010 a ese mes de 2011 estará por encima de 28 por ciento, un número difícil de sincerar dentro del Gobierno.

La reapertura de las paritarias se da luego de la firma el 21 de enero pasado de un acuerdo anterior. Durante el verano, para no perderle la carrera a la inflación y ante el deterioro de los salarios por efecto arrastre del 2009, se firmó un acta (que vence el 30 de abril) por un aumento de 100 pesos más otros 300 de suma fija no remunerativa. Se descarta que ese ajuste se incluirá dentro del nuevo trato.

Pero las exigencias que los negociadores de la Federación de Empleados de Comercio y Afines (Faecys) llevarán al edificio de la calle Leandro N. Alem al 600 no terminan allí. También pedirán un recargo de 100% por domingo trabajado e incrementar el adicional por antigüedad de 0,75% a 1% con los sueldos del mes que viene. En las filas gremiales creen -sin embargo- que esa pequeña suba a la larga podría perjudicar a los trabajadores porque los empresarios se resistirían a mantener a un empleado con más de cinco años de antigüedad.

Para los cajeros de supermercados piden un nuevo adicional que sería de hasta 500 pesos, porque consideran que en muchas ocasiones realizan tareas que no fueron previstas anteriormente, como el cobro de facturas de servicios públicos o la recarga de crédito en teléfonos celulares. Además, en la embestida contra los híper y súper, la Faecys exigirá un tope a la cantidad de trabajadores de jornada reducida o con contratos por tiempo parcial. En las empresas habría más de 35% de remunerados bajo estas condiciones. En la negociación se pedirá que el máximo no supere el 10%.

En el interminable petitorio también suman un cambio al convenio de trabajo. Para evitar las jornadas de seis horas más extras u horas complementarias, los gremios quieren que si un trabajador sobrepasa los dos tercios de jornada laboral, se debe pagar jornada completa. "La jornada es 48 horas semanales, si exceden por encima de las 32 horas, te tienen que pagar por 48", explicaron las fuentes consultadas.

Los enviados de Faecys pretenden además subir los extras por "clima desfavorable" en la región del sur del país. Neuquén y Río Negro pasarían del 10% al 20 y Chubut y Santa Cruz del 20 al 30%. La novedad es sumar a La Pampa en esta categoría con un aumento adicional de hasta 10%.

Del otro lado de la mesa se sentarán a discutir representantes de la Cámara Argentina de Comercio (CAC), la Unión de Entidades Comerciales Argentinas (Udeca) y de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME). Frente a la abultada lista de pedidos, está garantizado un debate de alta tensión.

Pero los gremialistas de posturas más rígidas no quieren "divagues" en las negociaciones y ya analizan la posibilidad de realizar una marcha por las calles de Buenos Aires entre el primero de mayo y el 20 con "fuerte adhesión de las delegaciones del Interior". Ese es el plazo que se prevé tienen sindicatos y empresarios para acordar las mejoras salariales para un millón de trabajadores afiliados.

Dejá tu comentario