En medio de rumores de renuncia, Tillerson negó una ruptura con Trump

Edición Impresa

De acuerdo con versiones de prensa, el funcionario le habría gritado “estúpido” al mandatario. Irán y Corea del Norte generan las mayores diferencias entre ambos.

Washington - El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y su secretario de Estado, Rex Tillerson, descartaron públicamente crecientes rumores sobre una relación en elevada tensión que podría convertirse en una crisis para el Gobierno.

Tillerson salió al cruce de rumores sobre una eventual renuncia, al tiempo que Trump reiteró que tiene "total confianza" en la gestión de su principal diplomático. "Nunca me pasó por la cabeza considerar la posibilidad de irme", dijo Tillerson en el departamento de Estado, en una tentativa de cerrar el paso a las versiones.

Las especulaciones se dispararon el fin de semana después de que el presidente regañara a su jefe de la diplomacia por decir que tenía contacto directo con la cúpula de Corea del Norte para intentar resolver el conflicto en torno al programa nuclear y misilístico del país asiático.

La gota que hizo rebasar el vaso fue un reporte divulgado por la red NBC News según el cual la creciente tensión entre ambos había motivado una mediación del vicepresidente Mike Pence, para resolver el conflicto. Como expresión de esa tensión, apuntó el reporte, al fin de una reunión el pasado 20 de julio, Tillerson habría calificado al presidente como un "estúpido" delante de asesores.

Ante periodistas en una conferencia de prensa organizada con apuro en el Departamento de Estado, Tillerson rechazó el reporte y ofreció todo su respaldo a Trump.

De esa forma, el magnate petrolero y ahora secretario de Estado buscó acallar la oleada de rumores en Washington y enviar un mensaje directo a la Casa Blanca.

"El vicepresidente nunca me persuadió a permanecer como Secretario de Estado porque nunca consideré dejar este puesto", afirmó.

Por su parte, Trump dijo que la idea de tensiones entre él y Tillerson son "noticias falsas". "Tengo total confianza en Rex", aseguró a periodistas.

Con relación al exabrupto sobre Trump, Tillerson se limitó a comentar que esa versión se propone "dividir al país. Y yo no quiero hacer parte de este esfuerzo de dividir al Gobierno".

En el Departamento de Estado, Tillerson no ahorró elogios a Trump: "Ama nuestro país. Pone a Estados Unidos por delante de cualquier cosa. Es inteligente. Y exige resultados", dijo.

Tillerson, un empresario que hizo fortuna en la industria petrolera, donde llegó a ser director ejecutivo de ExxonMobil, nunca logró definir un perfil al frente de la poderosa máquina diplomática norteamericana.

En Washington se especula desde hace tiempo con que el puesto podría quedar vacante. Además de sus diferencias políticas, Tillerson también es controvertido entre los diplomáticos de su propia cartera. Su concepto de estrictos recortes de personal en el Departamento de Estado y en el servicio diplomático fue muy criticado. Como favorita para una eventual sucesión se contempla a la embajadora ante las Naciones Unidas, Nikki Haley.

En semanas recientes, Tillerson terminó siendo arrastrado varias veces por los mensajes del presidente Trump en la red Twitter, al punto de parecer que la Casa Blanca no estaba interesada en sus esfuerzos.

En uno de ellos, por ejemplo, el presidente afirmó que Tillerson estaba "perdiendo el tiempo" al tratar de negociar una salida diplomática a las difíciles relaciones con Corea del Norte.

"No te preocupes, Rex, haremos lo que tengamos que hacer", añadió el presidente, en un mensaje que fue interpretado como una tentativa de poner al millonario secretario de Estado lejos de las decisiones centrales del gobierno.

Estos mensajes de Trump dejaron en evidencia un cortocircuito en el interior del gabinete, ya que el día antes el Secretario de Defensa, Jim Mattis, había dicho en una audiencia en el Congreso que apoyaba la estrategia de Tillerson para Corea del Norte. Ayer, sin embargo, la Casa Blanca reaccionó en forma coordinada.

Agencias AFP y DPA

Dejá tu comentario