Enfrentamiento de alto riesgo

Edición Impresa

Con las ilusiones renovadas tras la confirmación de Juan Martín del Potro, Argentina pone en marcha su búsqueda del pasaporte a una nueva final de Copa Davis. Pese a que la serie se desarrollará sobre el polvo de ladrillo del estadio Mary Terán de Weiss, con cerca de 10.000 almas apuntalando con cánticos, banderas y redoblantes, el panorama asoma realmente complejo.

Si bien las chances se acrecentaron con el sí de «Delpo», está claro que la tendinitis que lo afecta en su muñeca izquierda, y lo obligó a jugar infiltrado el US Open, será un factor para tener en cuenta. A contramano de la indicación de su médico, Richard Berger, quien le había sugerido reposar por dos semanas, el as de espadas argentino tomará riesgos. A la hora de pegar con su drive, no tiene ningún problema. El inconveniente aparece con el revés a dos manos, tiro que evita ejecutar para no sentir molestias. Hoy tendrá una prueba de fuego cuando a las 10.45 abra estas semifinales frente a Radek Stepanek. El exnúmero ocho del mundo, actualmente en el puesto 40, tiene elementos para complicarle más de la cuenta el partido a Del Potro, con su talento y juego enmarañado. Aunque, a sus 24 años, Juan Martín también tiene experiencia para sobrellevar esta clase de partidos, además de llegar motivado emocionalmente luego de la Medalla de Bronce en los Juegos de Londres y los cuartos de final en Flushing Meadows.

De todos modos, el capitán checo, Jaroslav Navratil, podría cambiar de piezas e inclinarse por Lukas Rosol para este primer punto, ya que el reglamento permite modificar a los protagonistas hasta una hora antes del comienzo de la serie. Una vez finalizado el cotejo entre Del Potro y Stepanek, Juan Mónaco saldrá a disputar el segundo punto frente a Tomas Berdych, la carta fuerte de la visita. El número seis del mundo llega entonadísimo, tras alcanzar las semifinales en el Abierto estadounidense, dejando en el camino a Roger Federer. En tanto, y pese al derrotero adverso ante su adversario de hoy, «Pico» atraviesa el mejor momento de su carrera. Se metió en el top ten por primera vez en su carrera y cosechó tres títulos este año, todos sobre arcilla. Aunque este compromiso será otra cosa. Jugará con la presión del score que le deje el match entre Del Potro y Stepanek, con la misión de emparejar o de tomar más ventaja en la serie.

Mañana a las 12.30 será el turno del dobles. Martín Jaite seleccionó a Eduardo Schwank, de muy buenas actuaciones por la Copa Davis, y a Carlos Berlocq, en reemplazo del lesionado David Nalbandian, en lo que será su debut copero, a los 28 años. Sus rivales pueden ser Lukas Rosol e Ivo Minar. El domingo concluirá esta semifinal con el choque entre los N°1 y N°2 de cada país: Del Potro se cruzará con Berdych y, en caso de ser necesario, Mónaco tendrá en sus manos el quinto punto ante Stepanek.

Por el calibre del rival y por el cansancio y la lesión que arrastra Del Potro, será una serie muy compleja, en la que además de gran tenis se necesitará un plus de suerte para seguir alimentando el sueño de la Ensaladera.

Dejá tu comentario