Entre el testimonio y el libro de arte

Edición Impresa

Nicolás Aguirre Pizarro «Srtas. de salón I y II» (Bs. As., Malas Palabras, 2006 y 2009, 9 págs, y 128 págs).

La Feria del Libro permite encontrar pequeños emprendimientos dados a aventuras y travesuras editoriales, que de otro modo sería difícil descubrir, por más que algún medio -por lo extraño de sus publicaciones- le haya dedicado algunas líneas. Es el caso del libro «Srtas de salón», de Nicolás Aguirre Pizarro, que tuvo una edición de 300 ejemplares, que lo hacía inhallable.

«Srtas de salón» es una curiosa recuperación de páginas del pasquín «El puente de los suspiros», que según Aguirre Pizarro comenzó a circular en Buenos Aires a partir de 1878 y que «para bien o para mal, es la primera publicación que habla con pelos y señales sobre el comercio de mujeres europeas en los prostíbulos de nuestra capital». Si bien pareciera denunciar la explotación que se realiza, al mismo tiempo no deja de dar datos que permiten ir «al encuentro de las meretrices». Hay, proclamas que tienen el típico tono redencionista del anarquismo: «¡Sacudid el yugo que os oprime. Dejad de ser esclavas para ser señoras! ¡Compañeras: viva la libertad!». El libro de Aguirre Pizarro, que poco tiene de su propia pluma, está ilustrado con recortes de aquel pasquín que duró «23 accidentados números», retratos de prostitutas y madamas, y volantes que muestran que el modo de publicitar el comercio sexual sigue siendo, por lo menos en ese sentido, el mismo.

«Sritas de salón» fue uno de los primeros títulos de la pequeña editorial Malas Palabras, que presenta 3 libros por año. Meses atrás apareció un segundo tomo «dedicado a la prostitutas francesas, polacas, austríacas, etcétera, en Buenos Aires entre 1870 y 1930», pero en el que Aguirre Pizarro se permite jugar con correspondencias con la actualidad.

En realidad Aguirre Pizarro es el seudónimo de Eduardo Ojeda Ortiz, un poeta, novelista y artista plástico chileno, que desde hace 35 años está radicado en la Argentina y, entre otras actividades, creó el nombre y el formato de «VideoMatch», con Marcelo Tinelli, y de «SuperSport», con Gonzalo Bonadeo, y actualmente, produce un programa sobre caballos de carrera para la TV por cable. El estilo de sus libros tiene claramente el criterio del artista plástico que interviene en los materiales que le son dados por la realidad, de allí que mezcle ficción con documentos, haga collages de recortes periodísticos, reúna fotos de época y actuales, que por momentos sus obras remitan a los «ready-mades». Los libros se ha dicho que son felizmente inclasificables, aunque se los podría relacionar con los realizado por editoriales de vanguardia, fundamentalmente de Estados Unidos, Italia y Brasil que buscan fusionar midcult con kitsch, en el decir de Umberto Eco.

M.S.

Dejá tu comentario