Europa endurece las sanciones a Irán y ya negocia posible embargo petrolero

Edición Impresa

Bruselas - En un momento especialmente tenso en las relaciones entre Occidente e Irán tras el ataque a la embajada británica en Teherán, la Unión Europea (UE) decidió ayer imponer nuevas sanciones contra ese país, mientras Francia aseguró que el bloque prepara medidas sin precedentes que afectarían al sector petrolero.

En nuevo intento por doblegar al régimen iraní, los ministros de Relaciones Exteriores de la UE decidieron ampliar la lista de empresas de ese país cuya actividad está prohibida en territorio europeo, así como el número de iraníes vetados en el continente.

Después de que la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA) alertara en su último informe de que existían indicios de que Teherán estuvo trabajando hasta 2010 en un programa de armas nucleares, los cancilleres de los 27 socios comunitarios decidieron optar por nuevas medidas de castigo.

Sobre ese punto, el canciller francés, Alain Juppé, aseguró que el bloque está acelerando la preparación de «sanciones sin precedentes» contra ese país, en especial contra su sector petrolero.

«Hemos decidido trabajar en sanciones mucho más duras y sin precedentes, relativas al sector financiero y

petrolero (iraní)»
, comentó Juppé.

«Tenemos que trabajar con diferentes socios, para que la interrupción de suministro iraní (a la UE) pueda ser compensada por un incremento en la producción (de petróleo) de otros países. Eso es algo totalmente factible», agregó Juppé.

Los ministros dijeron que la decisión se tomará como máximo en su próxima reunión en enero. Los Estados miembros de la UE obtienen 450.000 barriles por día de petróleo iraní, cerca del 18% de las exportaciones de la República Islámica, que en su mayoría se destinan a China y a India.

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, propuso el embargo y obtuvo el apoyo de Reino Unido, pero aún hay resistencia. La medida podría elevar el precio internacional del crudo en un momento de aguda crisis. La endeudada Grecia, por caso, ha dependido del petróleo iraní, que es entregado con una atractiva oferta de financiamiento.

Las difíciles relaciones entre Irán y la UE se agravaron el martes, cuando la embajada británica en Teherán fue atacada por un grupo de manifestantes leales al régimen teocrático. Como consecuencia inmediata, Francia, Alemania, Italia y Holanda llamaron a consultas a sus respectivos embajadores, y el Reino Unido cerró la sede diplomática.

En ese marco, la fiscalía federal alemana anunció ayer que investiga posibles proyectos de atentados iraníes contra bases militares estadounidenses en Alemania. «Estamos investigando al respecto», dijo el fiscal federal, Harald Range, en una conferencia de prensa en Karlsruhe, confirmando así una información del periódico Bild.

«No hay peligro inmediato», recalcó por su parte el jefe de la Policía criminal, Joerg Ziercke, durante la misma conversación. Según el diario Bild, si EE.UU. lanza una ofensiva contra Irán, Teherán podría atacar instalaciones militares estadounidenses en territorio alemán para «perturbar el abastecimiento y la logística» de la operación.

Mientras aumentaba la temperatura diplomática, China llamó a la moderación. «China espera que las partes relevantes puedan permanecer racionales, calmas y contenidas, para evitar acciones emocionalmente cargadas que podrían intensificar la disputa», dijo el portavoz de la Cancillería, Hong Lei.

Agencias DPA, AFP, ANSA, EFE

y Reuters

Dejá tu comentario