Fondo prevé que la Argentina crecería 7,5% en 2021 y 2,5% en 2022 (pero advierte por inflación)

Edición Impresa

El Fondo Monetario Internacional mejoró los pronósticos de crecimiento para la economía argentina, ya que prevé una recuperación del 7,5% para 2021 y del 2,5% para 2022.

Las cifras son mejores que las proyectadas en julio último por el organismo y se ubican por encima del promedio regional y mundial, y corresponden al último informe de Perspectivas Económicas Mundiales, titulado “Recuperación durante una pandemia”, que fue presentado ayer por la economista jefe del Fondo, Gita Gopinath

En julio pasado, el organismo conducido por Kristalina Georgieva preveía una recuperación de 6,4% para la Argentina, mientras que ahora las estimaciones se elevaron y equipararon con los números que mostró el Banco Mundial la semana pasada.

Para América Latina, el FMI proyecta una recuperación de 6,3%, mientras que a nivel global la recuperación será de 5,9%. No obstante, según se desprende del informe, la Argentina -el resto de los emergentes y de bajos ingresos - no alcanzará niveles de prepandemia ni este año ni en 2022 como lo harían los desarrollados, aunque todos los pronósticos están puestos en duda por la continuidad de la pandemia.

Inflación

Respecto de las cifras de inflación en la Argentina, el FMI se excusó de realizar proyecciones para el país debido a las negociaciones en curso entre el organismo y la Argentina, para reprogramar los u$s45.000 millones de deuda heredados de la gestión anterior.

“Para la Argentina, las variables fiscales y de inflación son excluidos de la publicación para 2021-26, ya que están vinculadas en gran medida a las negociaciones del programa aún pendientes”, aclaró el Fondo en el informe.

Consultada durante la conferencia de prensa sobre el nivel de precios de Argentina, Gopinath expresó que “mantenemos las expectativas de inflación de Argentina como desancladas”. Y continuó: “Siguen desancladas en este punto también debido a la mayor dependencia del financiamiento monetario en la Argentina. Esa es la imagen actual. Continuamos trabajando en estrecha colaboración a nivel técnico con el Gobierno de la Argentina para encontrar soluciones para un crecimiento más sostenible”, se explayó Gopinath.

Asimismo, en cuanto a la inflación que presiona en general en la región, Gopinath dijo que “América Latina, como otras partes del mundo, está siendo afectada por algunos shocks globales, como el aumento de los precios de la energía, los precios de las materias primas, la interrupción de la cadena de suministros, y eso está afectando los niveles de precios”.

En relación con ello, agregó: “Existe una variación entre países en términos de la extensión de la recuperación de la demanda interna y las presiones inflacionarias que están ocurriendo. Entonces, como dije anteriormente, es importante que los países adapten sus acciones monetarias a las circunstancias específicas de cada país”. En cuanto a las cifras de empleo de la Argentina, la recuperación de la economía permite estimar que el desempleo bajará desde el 11,6% del año pasado al 10% este año, tendencia que continuaría en baja para 2022, al proyectar una tasa de 9,2%.

Respecto de la balanza de cuenta corriente, la suba de precios de las materias primas permite proyectar una suba en las exportaciones que eleven el saldo comercial y de servicios con el exterior en 1% para 2021, y en 0,8% para 2022.

A nivel mundial, “se espera que la producción agregada del grupo de economías avanzadas recupere su trayectoria de tendencia prepandémica en 2022 y la supere en un 0,9 por ciento en 2024”.

Dejá tu comentario