Fracasó la reunión con el Gobierno. El campo en alerta

Edición Impresa

Pese a los rumores sobre una posible baja en las retenciones a la soja, el Gobierno se mantuvo firme ayer en su postura de no modificar las alícuotas durante la cuarta reunión que mantuvo con el campo en el Ministerio de Producción. Por esto, los dirigentes llamaron a los productores a mantenerse en estado de alerta y movilización en las distintas provincias para apoyar la decisión de debatir mañana un proyecto de retenciones en el Congreso. Se tensa así, nuevamente, la relación campo-Gobierno, dos sectores que recién volverán a verse el 31 de marzo.
Luego de tres horas y media, los dirigentes agropecuarios salieron del ministerio a saludar a un grupo de productores que esperaban alguna respuesta en la puerta. En un breve contacto con la prensa, el titular de la Federación Agraria, Eduardo Buzzi, sostuvo que «los temas que faltan hay que ir a buscarlos al Congreso» y agregó que «en los temas que a nosotros nos interesan no se pudo avanzar. En los temas medulares seguimos estancados». A su turno, el titular de la Sociedad Rural, Hugo Biolcati, dijo que la negociación con el Gobierno está «trabada» y confirmó que en el encuentro con los funcionarios «ni se habló de retenciones».
Horas más tarde, los cuatro presidentes de las entidades brindaron una conferencia de prensa en la sede porteña de FAA, donde llamaron a las bases a mantenerse en «estado de alerta y movilización».
Buzzi admitió que salieron preocupados de la reunión con el Gobierno por la falta de avances en las negociaciones.
«El dinero de la caja del Gobierno es el vacío que tienen los productores», lamentó el dirigente, y aseguró que «la unidad y la acción en conjunto del sector es lo que da resultado».
Con respecto al tratamiento de las retenciones en el Congreso, el dirigente afirmó que «los productores que puedan deben venir a Buenos Aires a hablar con los legisladores y los que no, se deben mantener en las rutas para acompañar el pedido del campo».
A su turno, Mario Llambías, de CRA, dijo que «los productores quieren que les saquen los pies de encima» y que el país salga del «estancamiento».
El dirigente explicó que «el Gobierno nos dijo que no podía tocar las retenciones. Pero quedan temas pendientes, como las deudas con el Banco Nación, las cartas de porte, los acuerdos en lechería que no se están cumpliendo, las retenciones a las economías regionales (miel, lana, cuero)».
Aseguró también que «le pedimos al Gobierno que habilite en enero de 2010 dos millones de toneladas de trigo para la exportación».
A su turno, Biolcati manifestó su acuerdo en «apoyar un proyecto de retenciones segmentadas», a pesar de que en las últimas horas trascendió que su entidad se oponía a esa iniciativa.
El dirigente advirtió que si mañana -cuando se pedirá la sesión especial para tratar una rebaja a las retenciones- no se logra quórum en la Cámara de Diputados, «la reacción será muy fuerte» y «va a haber mucha indignación en el sector».

Dejá tu comentario