Gigante asiática.

Edición Impresa

La china Na Li se ganó un lugar en la historia como la primera tenista de Asia en conquistar un torneo de Grand Slam. Luego de perder este año en la final del Abierto de Australia, en manos de la belga Kim Clijsters, el sábado tuvo revancha y destronó a la italiana Francesca Schiavone, defensora de la corona, por 6-4 y 7-6 (7-0 en el tie break). Nacida en Wuhan, Na Li será, desde hoy, la número 4 del mundo, puesto que, entre las tenistas asiáticas, sólo alcanzó la japonesa Kimiko Date-Krumm. Con 29 años, además, es la quinta campeona de un Grand Slam más «anciana» en la Era Open, aunque así y todo es más joven de lo que era Schiavone, de 30, cuando ganó hace un año en París y se convirtió en la segunda más «vieja» en lograrlo.

Dejá tu comentario