Gobierno quiere ajuste del dólar pero sin sobresaltos

Edición Impresa

El ministro de Economía, Amado Boudou, aseguró ayer que no habrá «ningún sobresalto» con la cotización del dólar tras la crisis que se desató entre el Gobierno y el Banco Central, y de inmediato la divisa se disparó 3 centavos.

El sobresalto aminoró un poco al final del día, cuando el dólar cerró con un centavo de alza, a $ 3,85 para la compra y $ 3,86 para la venta en las principales casas de cambio y bancos porteños. Aun así, se mantuvieron las dudas que generó esta primera jornada de operaciones tras la renuncia de Martín Redrado.

La alarma se encendió rápidamente en todos los despachos oficiales, donde la orden es despejar cualquier sospecha que se presente acerca de una eventual devaluación brusca y cercana en el tiempo.

El Gobierno avala una suba del dólar, pero controlada en el mediano plazo.

Aunque no espera que expectativas negativas generen una corrida, cuenta con que en los próximos días comiencen a liquidarse las divisas de la cosecha de soja que sumarán más de u$s 2.000 millones y respaldan cualquier intervención que necesite hacer el Banco Central en caso de que se presenten compras desmedidas.

«En el corto plazo habrá tranquilidad», aseguraban ayer desde la dirección del Central. Incluso, se aventuraban a decir que esta semana habrá una corrección en el valor de la divisa para que no quede latente la percepción de una suba tras el alejamiento definitivo de Redrado en la institución.

En esa línea fue que Boudou intentó ayer explicar la situación. «No hay que esperar ningún sobresalto» en el tipo de cambio, garantizó en alusión a la crisis que desató la creación del Fondo del Bicentenario.

«Vamos a cuidar que sea un tipo de cambio competitivo porque esto permitió que las empresas en la Argentina tengan la protección necesaria, pudieran exportar y esto significa más trabajo para los argentinos, agregó Boudou, que recordó que la previsión del Gobierno es un dólar a $ 3,95, como tipo de cambio promedio para todo 2010.

Beneficio

Los economistas de consultoras privadas estiman que, independientemente de la crisis desatada a principio de año en torno a Martín Redrado, el dólar debe compensar la inflación con una suba. «En el año sería de entre el 10% y el 12%. Esto beneficiaría al Gobierno, además, vía el aumento de las retenciones que ya representan casi el 13% de los ingresos totales», explicó María Castiglioni, del estudio C&T Asociados.

Para la economista, «hoy hay un flujo de divisas importante, el contexto internacional es favorable y la cosecha es buena. Todo eso atenúa el temor. No se espera una corrida, pero también se ve que en las primeras semanas, ante una situación de crisis, el dólar se mantuvo quieto, por lo que en las próximas puede haber mayor volatilidad».

Ayer Boudou destacó, además, que el Fondo del Bicentenario tendrá «un uso específico», que será el de abonar vencimientos de deuda pública que operan este año. «El Fondo tiene un uso específico tal cual está expresado en el decreto de creación, que es el pago de los servicios de deuda que hay durante 2010 con el sector privado y los organismos multilaterales de crédito», afirmó el ministro en declaraciones radiales.

Certezas

De esa manera, sostuvo que «no habrá tensión sobre el dólar ni la economía argentina. La creación del Fondo tiene que ver con dar certezas hacia adelante, en un año que pinta muy bien para la economía local».

Por otra parte, el funcionario resaltó que su permanencia dentro del Gobierno no se vio afectada por el conflicto que mantuvo con Redrado.

Dejá tu comentario