Graham Henry: "Hoy Los Pumas están mejor que el año pasado"

Edición Impresa

El neozelandés, asesor de Tati Phelan, analizó lo que se viene para el seleccionado argentino en el Rugby Championship

Graham Henry tiene un caminar tranquilo, como si nada lo afectara. Por segunda temporada consecutiva sigue aportándole sus enormes conocimientos del juego a Los Pumas, dándoles un enorme valor agregado pero sobre todo ofreciéndoles un importante grado de confianza.

Nacido en Christchurch hace 67 años, este ex director de colegio sabe bien lo que hace y entiende bien de lo que habla. No parece dar muchas indicaciones durante el entrenamiento al que la prensa tiene acceso la semana previa al viaje a Sudáfrica, donde hoy Los Pumas ya se preparan para enfrentar a los Springboks en Soweto, el próximo sábado. Se le acerca a Tati Phelan y charlan; no es mucha la interacción con los ejercicios que se notan orientados, ordenados y efectivos.

Pero cuando se cierran las puertas y trabaja con el staff técnico, sus opiniones se escuchan atentamente y se analizan con el peso de quien las emite. Phelan y su grupo de trabajo disfrutan de la presencia de quien podría ser el padre de la mayoría por edad y sobre todo por experiencia. Los convenció de buscar un rugby más dinámico y orientado a sumar puntos a través del try.

Saluda con naturalidad al grupo de periodistas con un inglés con acento neozelandés que requiere de un oído especial para entenderlo; tiene voz chillona. Sigue su caminata mientras el sol empieza a esconderse por detrás del río Luján que enmarca el que fue el búnker Puma durante la preparación al segundo Rugby Championship.

Veo a Los Pumas mejor que el año pasado, con mayor aplomo. La experiencia del primer año se aprovechó y los jugadores están mejor preparados. Me cuentan que los testeos físicos marcaron un crecimiento respecto de 2012, arranca.

Conoce el rugby en el alto rendimiento como pocos. Entrenar al mejor equipo del mundo con el mejor récord acredita su capacidad. Pero sus comienzos son como los de todos quienes llegaron a lo más alto de su profesión. Estaba orgulloso de ser director de escuela y quería ser exitoso en lo que hacía, fuera en el colegio, con el equipo de Auckland o después con los seleccionados que entrené.

Su recorrido tuvo algunos desvíos. Paciencia fue lo que tuvo que ejercitar ya que después de merecer su lugar como entrenador de los All Blacks al conducir durante varios años a los exitosos equipos de Auckland y Auckland Blues y no haber recibido el ofrecimiento se fue a Gales donde fue bienvenido como el 'Gran Redentor'. No pudo recuperar la gloria escarlata de los 70, pero como el entrenador mejor pago hasta ese momento, consiguió 11 triunfos consecutivos desde su llegada y revolucionó el rugby galés.

Dice que su ego hizo que acep-tara ser el coach de los British & Irish Lions, gira que terminó en derrota 2 a 1 frente a losWallabies. Regresó antes de Gales y en 2004 fue finalmente nombrado entrenador de los All Blacks. Tuvo su momento más duro -y el del rugby neozelandés- en la eliminación en cuartos de final del Mundial 2007 pero después de convencer a la unión de su país, volvió por cuatro años más. Todo terminó con la medalla dorada en el pecho en el Mundial 2011 jugado en su Eden Park, el estadio que vio la mayor de sus triunfos.

La UAR sorprendió al mundo ovalado cuando el año pasado anunció su incorporación como asesor. Habiendo analizado su colaboración, este año se definió que en vez de tenerlo de a cortos períodos de dos semanas, Henry trabaje durante todo el Rugby Championship con Los Pumas.

Llegué antes del primer partido con NSW Barbarians y salvo que me voy a Nueva Zelanda después del test con Springboks en Mendoza y espero allá al equipo y que vengo unos días después que el equipo de Australia, estaré con ellos todo el tiempo.

Ya conoce bien al equipo y antes de viajar estuvo con Phelan planificando el Rugby Championship. Analizó los videos (fue uno de los primeros entrenadores en usar los videos, cuenta) y al llegar se puso al día con el seleccionado y su preparación. Creo que el mundo va a ver unos Pumas mejor preparados para este tipo de competencia y con mayor recambio en su plantel. Claro, dice con una ironía que es gran parte de su personalidad, los otros equipos también van a estar mejor preparados para enfrentar a Los Pumas; los conocen mejor.

No cree que sea significativo que el seleccionado argentino hoy esté en el décimo puesto en el ranking. Más que el puesto de Los Pumas es que enfrentarán al primero, segundo y tercero de ese ranking; ese es el verdadero desafío.

Nombrado Caballero de la Reina, no es que rechace el título honorífico de gran importancia social en el mundo de la Mancomunidad, pero cuando se lo trata de Sir Graham, corta diciendo: Just call me Graham. A diferencia del año pasado, no trajo a su mujer Raewyn, con quien lleva 44 años de casado. Es selectora del seleccionado nacional de netball (el principal deporte femenino en Nueva Zelanda) y además estamos haciendo arreglos en nuestra casa deWaiheke Island. Pudo entonces aceptar invitaciones de amigos locales para ir a un par de clubes de la URBA.

Así fue que hace una semana en uno de los clubes fundadores, mientras comía un pollo grillé contestó qué les dijo a los All Blacks antes de salir a la cancha: Nada.

Se trabaja durante la semana, el mes, el año para que el jugador tenga la mayor cantidad de respuestas a la hora de salir a la cancha. No es necesario seguir hablando antes de un partido, salvo el marco general sobre el que ya se ha trabajado. Una vez Tana Umaga como capitán me preguntó si las charlas eran para el equipo o para mí. Estuve mal unas semanas, pero me di cuenta que tenía razón.

Surge el tema de la sangre nueva que está emergiendo en el rugby argentino. Este año se nota que hay mayor competencia por los puestos en el quince inicial; hay también un par de jugadores que volvieron de lesiones. Argentina tuvo un buen Mundial M20 y es bueno que los que se destacan en juveniles empiecen a subir. La sangre nueva y la competencia por los puestos es siempre algo positivo.

Se nota en todos los equipos del Rugby Championship que empieza a haber recambio. El Mundial está a sólo dos años y pareciera que es el momento ideal para probar jugadores, aunque Henry tiene otra visión: Los jugadores cuando están listos están listos. No es que crean que hay que darles un lugar porque se acerca el Mundial, y eso es lo que entiendo pasa en Argentina.

Algunos de los mejores jugadores que he visto en mi vida jugaron su mejor rugby a los 19, 20, 21 años. Cuenta que le gustó lo que vio de Matera y de Díaz y sabe que Lavannini tiene futuro de Chief. En la semana que esté en Nueva Zelanda esperando a Los Pumas irá a pescar en su barco con Wayne Smith, entrenador de los campeones del Súper Rugby y seguramente hablen sobre él.

Asume que el scrum no es su fuerte, pero que los cambios permiten el scrum de potencia, lo que debería favorecer a los argentinos.

Jugar en Soweto este sábado será de una enorme trascendencia histórica por lo que representa la sede del partido y que se celebre el Mandela Sports Day. Ya han pasado por la experiencia de jugar este tipo de partidos. Aunque va a ser un enorme día por la connotación. Es un estadio fantástico, uno de los mejores del rugby mundial, y será un privilegio estar ese día en ese partido.

Respecto de los Springboks, agrega que son siempre difíciles, juegan físicamente con dureza y tienen la localia. Pero a Los Pumas también les gusta jugar físicamente así que esperemos que haya sobrevivientes.... Otra ironía Henry.

Después de dos partidos contra Sudáfrica, vendrá el regreso a su tierra, nuevamente con el buzo azul y el Puma a la izquierda. Estaba relajado el año pasado y estaré relajado este año, dice sin hacerse cargo del ruido que hubo con su rol en el equipo rival de los All Blacks. Será bueno volver a disfrutar de la gente, ver jugar a los All Blacks y jugar contra ellos. Juegan un rugby más veloz al que están acostumbrados los jugadores argentinos.

Lo importante es que Los Pumas siempre dan todo y este año será lo mismo. Habrá que esperar a ver como se dan los resultados, pero así como son un grupo de gente que se divierte con lo que hace, también son muy serios en su preparación y eso es lo que los convierte en un equipo que tiene el respeto de todos sus rivales.

Dejá tu comentario