11 de septiembre 2009 - 00:00

Hacia un pastoreo cada vez más racional

Cada potrero se ocupa entre 12 y 15 días al año y tiene una superficie de entre 1 y 4 hectáreas. Un proyecto de 135 hectáreas puede tener unos 75 potreros. Cada uno forma un módulo reproductivo donde el animal camina, come y se echa, lejos del estrés.
Cada potrero se ocupa entre 12 y 15 días al año y tiene una superficie de entre 1 y 4 hectáreas. Un proyecto de 135 hectáreas puede tener unos 75 potreros. Cada uno forma un módulo reproductivo donde el animal camina, come y se echa, lejos del estrés.
La creciente necesidad de establecer modelos sustentables para la producción ganadera llevó a muchos investigadores privados y de organismos oficiales a ensayar sistemas de conservación de pasturas de alta calidad, naturales y con escaso uso de nutrientes de origen químico. Uno de ellos es el denominado Sistema de Pastoreo Racional Voisin (PRV).

Un productor que mantuvo este sistema es Nicolás Terrera, quien persiste en el engorde de ganado exclusivamente a pasto y en forma racional, y desarrolló el sistema en su propia explotación, un campo de 135 hectáreas, ubicado en las cercanías de San Miguel del Monte. Allí obtiene una ganancia diaria que va desde los 400 gramos hasta 1 kg por día por animal, que se traduce en una producción de 500 kilos por hectárea.

Leyes

La técnica en cuestión está sustentada en cuatro leyes básicas: 1) del Reposo (aprovechar las reservas y la llamarada de crecimiento de la planta); 2) de Ocupación (el animal no debe comer el rebrote del pasto); 3) de Rendimiento Máximo (aprovechar la calidad del pasto) y 4) del Rendimiento Regular (no dejar a los animales más de tres días en el potrero a pastorear).

Pero el elemento fundamental que garantiza la calidad de la pastura y el engorde es la preservación del medio ambiente, al administrar en forma racional y conservacionista el agua del suelo, del pasto, y regirse por las leyes naturales y de etología (la ciencia que estudia el comportamiento animal).

El PVR tiene dos variantes: la primera y más importante es: el agua va al animal, se arman módulos de cuatro potreros con un bebedero en el medio que los abastece; en el potrero la hacienda usa todo el bebedero. La segunda es el manejo de los potreros.

El sistema Voisin fue desarrollado por un francés en la década del 50, André Voisin, quien estudió la relación de la vaca con la hierba. En la década del 70 el brasileño Pinheiro Machado lo adaptó a los campos sudamericanos. Luego llegó a la Argentina. Bajo este sistema la hacienda toma el doble de agua que en el tradicional, porque consume más pasto y no tiene que caminar.

Los potreros se ocupan con los vacunos entre 12 y 15 días al año, tienen una superficie de entre 1 a 4 hectáreas de máximo y cada uno de ellos forma un módulo productivo. El animal camina, come, se echa y no se estresa, especialmente en el verano.

«En mi proyecto de 135 hectáreas hay 76 potreros, con 22 bebederos. Se puede hacer sobre un campo natural o pastura bien tratada. El mejor resultado se obtuvo con una agricultura de 6 o 7 años, el campo quedó limpio de malezas y de gramillas, se hicieron las pasturas de loma en 90 hectáreas en siembra directa; en las medias lomas se implantó una pastura a base de festuca, raigras, lotus y trébol, también se implantó cebadilla, pasto y alfalfa; y en los bajos, donde había trébol rojo y blanco, ahora hay gramillas», explicó Terrera a Ámbito del Campo.

Con una pastura instalada automáticamente se duplica la carga media animal de la zona, en épocas óptimas (antes de la última sequía) en el PRV se utiliza como unidad de producción la Unidad de Ganado Mayor (UGM) -500 kilos-, que es el promedio para medir la carga instantánea. En el establecimiento se trabaja con vaquillonas de 250 kilos por hectárea. La explotación llegó a tener alrededor de 560 vaquillonas.

Si entran al campo 50 vaquillonas o terneros, en el sistema PRV hay un potrero escuela, es el de acostumbramiento al intercambio con los caballos, con el hombre y al alambrado eléctrico.

En esta explotación el caballo y el perro, son los grandes ausentes. Tampoco se escuchan gritos, ni tampoco se utilizan elementos contundentes como palos o rebenques. Sólo un débil silbido es más que suficiente para que el lote de vacunos se desplace según las indicaciones del encargado.

Una vez que se ingresa una tropa al establecimiento, lo primero que se hace es desparasitar a los vacunos, con medicamentos lechosos; se les deja comer el pasto que hay o se le agrega un rollo, fardos, heno, hasta que se produce el acostumbramiento, durante un período de cuatro o cinco días.

Rendimiento

Una vez incorporados los vacunos al resto de la tropa, en el PRV se manejan dos rodeos para aprovechar el máximo rendimiento del pasto, el rodeo de cabeza que es más adelantado, es el que despunta la pradera, come el primer tercio de pasto que es el mejor, ya que tiene más nutrientes. Los días de pastoreo no son más de cuatro (el arte es saber saltear los potreros), pero hay que ver qué potrero se acerca al punto de reposo y ahí va el rodeo de cabeza. Una vez que se retira el rodeo de cabeza, se incorpora el rodeo de cola y se lo junta con la tropa.

Uno de los aspectos más destacables del sistema PRV, es el proceso físico-químico denominado diocenosis, es el traspaso o transformación físico-química rápida de la bosta a suelo, por medio de los microorganismos que en él se encuentran, como el gusano blanco en la bosta seca que la lleva a la tierra. Este es el ABC del sistema Voisin, que permite mejorar el suelo, produce aireación, oxigenación de la tierra, en las raíces.

La premisa del sistema dice que «debería haber la misma cantidad de lombrices en el suelo como vacas comiendo sobre el potrero».





- Claves




  • La persona que está a cargo, tiene que tender a absorber tecnología, se debe trabajar con cariño y dedicación.

  • No debe haber perros, ya que generan malestar a la hacienda. Los movimientos humanos deben ser de a pie, aunque también se utiliza el caballo.

  • Lo primero que se hace a cada vacuno es una revisión del orinar y bostear, para registrar todos los procesos del animal.


  • El sistema es viable: tambo, de cría, novillos pesados y livianos.
  • Dejá tu comentario