Edición Impresa

Herrero: “No vamos a trasladar toda la devaluación a precios”

El directivo explicó cómo pudieron aumentar sólo un 4,5% en septiembre cuando otras terminales subieron más del 20% los valores de los 0 km.

Periodista: Toyota en septiembre fue noticia porque, tras la fuerte devaluación de agosto, aumentó el precio de sus modelos sólo un 4,5%, mientras que otras marcas llegaron a subirlos hasta el 22%. ¿Cómo se explica esa diferencia en la política de precios?

Daniel Herrero: Una explicación tiene que ver con que nosotros tenemos una mezcla de negocio de importación y de exportaciones, pero también porque pensamos en el cliente en el largo plazo. Con la red de concesionarios hablamos anticipadamente para definir cuál es el aumento del mes siguiente, Entonces, si un cliente había comprado un auto y le habían garantizado que se lo iban a entregar con el 4,5% de aumento, yo no puedo fallarle. La devaluación forma parte de mi riesgo empresario. Pero, por otro lado, a nosotros nos ayudó esa ganancia extra del negocio de exportación. De todas maneras, nunca vamos a trasladar el 100% del efecto de la devaluación al precio del vehículo. Eso hace que vendamos más, que sigamos con nuestro plan de producción de 140.000 unidades haciendo horas extras y que sigamos con nuestro plan de récord de exportación y de ventas. Con esta mezcla mantenemos a full la producción de la planta de Brasil, con los modelos Yaris, Etios y Corolla, y la planta de Argentina, con Hilux. Ese negocio compensado es el que tenemos que entender porque el mundo camina a ser globalizado. Si uno no es competitivo y no se tiene una escala de negocio que proteja de cualquier incidencia habitual de Latinoamérica, a la larga vamos andar a los saltos.

P: ¿Cómo impactan en el negocio de Toyota la aplicación de retenciones a las exportaciones?

D.H.:
Entiendo que estas medidas tienen un tiempo y que después van a desaparecer. Se aplican porque ayudan a buscar el equilibrio macroeconómico que necesita la Argentina. Pero cuando uno tiene una devaluación está más competitivo en el negocio de la exportación. Hay una parte de esta ganancia que, con estos impuestos, nos la sacan.

P: Pero en el balance... ¿ganan o pierden?

D.H.:
En el balance salimos ganando. No vamos a mentir. Pese a las retenciones somos más competitivos.

P: ¿Entonces las retenciones no impiden exportar?

D.H.:
Para nada. Nosotros estamos pensando para el año que viene producir más para exportar más y poder compensar la baja del mercado doméstico.

P: ¿Cuánto van a aumentar la producción el año que viene?

D.H.:
Tenemos que aumentar 10.000 unidades como mínimo para tener el equilibrio que teníamos este año. Tal vez podamos pasar ese número por esta ganancia adicional que nos da la devaluación.

P: ¿Cómo proyectan el año próximo para el sector?

D.H.:
Pensamos que podemos tener una situación opuesta a la de este año que tuvimos un primer semestre a un ritmo de un millón de autos y un segundo a uno de 600.000. Sería factible que se invierta. Así, este año llegaremos a las 800.000 unidades y el año que viene 650.000 o 700.000.

P: ¿Las proyecciones para Brasil son un misterio debido a las elecciones?

D.H.:
Brasil tiene la incertidumbre de las elecciones y no podemos prever qué es lo que puede pasar pero para los que exportamos al resto de Latinoamérica vemos un crecimiento fuerte. Países como Colombia, Perú, Chile.

Entrevista Horacio Alonso

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario