Incidentes y heridos por el cierre de curtiembre

Edición Impresa

Buenos Aires - Un grupo de trabajadores que protestaban por el cierre de una curtiembre de la localidad de Jáuregui protagonizó ayer serios incidentes con la Policía en la puerta de la Municipalidad de Luján, que terminaron con siete heridos leves y dos detenidos.

Los problemas comenzaron cuando aproximadamente 1.500 trabajadores de la empresa Curtarsa llegaron a la sede de la Municipalidad para defender la fuente laboral y reclamar por una nueva clausura de la curtiembre, denunciada por contaminación. En ese lugar, un grupo de delegados de los empleados intentó ingresar al Concejo Deliberante para dialogar con las autoridades, lo que fue impedido por la Policía, que custodiaba la marcha.

«Avanzamos para que nos dejen entrar a una reunión con la intendenta y la Policía reprimió con balas de goma sin motivo alguno», declaró uno de los trabajadores, integrante del sindicato del Cuero.

Siempre según los trabajadores, el saldo de la trifulca fue de siete empleados heridos, en su mayoría por balas de goma disparadas por los agentes, y otros dos detenidos. Las detenciones motivaron que el grupo de trabajadores trasladara su protesta hacia el departamento de Policía de Luján, donde exigieron la liberación de ambos, aunque esta vez sin incidentes.

Escrache

Distintos medios lujanenses indicaron que previo al arribo a la Municipalidad, los trabajadores realizaron un violento escrache frente a las casas de varios miembros de la Asociación Eco Vida en el Oeste Bonaerense y de la Asociación de Lucha contra el Cáncer, organismos que se oponían a la empresa por su contaminación.

La curtiembre «La Curtasa», ubicada en Jáuregui, a 7 kilómetros de Luján, fue clausurada tras reiteradas denuncias de los vecinos del barrio, por el fuerte olor que despedía la planta. Por la tarde, el director ejecutivo del Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible de la Provincia de Buenos Aires, José Molina, se reunió en La Plata con representantes de la comisión de trabajadores de la empresa y representantes del Sindicato del Cuero de Luján.

En la reunión las partes firmaron un acta en la cual acordaron que si la curtiembre lleva adelante los programas de readecuación solicitados por la autoridad ambiental, la clausura será levantada y de esta manera los trabajadores no perderían su fuente laboral.

Dejá tu comentario