Izquierda dura puede captar algo del enojo

Edición Impresa

Madrid (enviado especial) - Todo indica que Izquierda Unida (IU), que postula al comunista Cayo Lara, cosechará votos en la anunciada debacle del PSOE, aunque no lograría canalizar una gran parte del extendido descontento del movimiento de los «indignados» y afines, que optarían por la abstención.

Las encuestas arriesgan que esta alianza de izquierda más que duplicaría sus votos de 2008, llegando al 9%, y pasaría de 2 a 11 diputados.

IU venía en un persistente declive desde el fin del período de Felipe González en 1996. Había perdido casi todas las ciudades importantes que gobernaba y su grupo parlamentario quedó reducido a la mínima expresión. Los primeros años de José Luis Rodríguez Zapatero, cuando el socialista tomó una agenda nítida de izquierda, esta alianza encontró dificultades para diferenciarse. La crisis y las medidas de Zapatero produjeron el efecto contrario.

En las grandes comunidades, hace dos décadas que el Partido Popular domina en Madrid y Valencia, mientras que los socialistas alcanzan su mayor diferencia en Andalucía (su principal feudo que el domingo vería una impactante victoria conservadora) y en Cataluña. La capital catalana, Barcelona, es la única gran ciudad en la que Alfredo Pérez Rubalcaba logrará una gran diferencia sobre Rajoy. Por el contrario, las abrumadoras ventajas que obtendrá el conservador en varias ciudades andaluzas dan la pauta de la magnitud del descalabro socialista.

En Madrid, el partido centrista Unión, Progreso y Democracia, comandado por la exsocialista Rosa Díez, sumará dos diputados. Esta fuerza de perfil social-liberal alcanzaría más del 4% a nivel nacional.

Otras fuerzas relevantes en sus regiones, pero con incidencia menor o nula a nivel nacional, son Convergencia y Unión (CIU), y Esquerra Republicana de Cataluña, en Cataluña; el Partido Nacionalista Vasco y Amaiur, en el País Vasco; y el Bloque Nacionalista Galego, en Galicia. CIU podría ser clave si Rajoy no consigue la mayoría absoluta.

Dejá tu comentario