Jaime, al fin con turno ante el juez

Edición Impresa

El ex secretario de Transporte, Ricardo Jaime, y su sucesor y actual responsable en la cartera, Juan Pablo Schiavi, fueron citados a indagatoria por el juez Claudio Bonadío, en el marco de la causa que investiga la supuesta aceptación de dádivas.

El magistrado fijó la fecha de ambas declaraciones inpara la primera semana de marzo. Jaime y Schiavi serán los últimos imputados en el caso en ser interrogados. Antes, serán indagados el ex subsecretario de Transporte Aerocomercial Ricardo Cirielli, el empresario del transporte Sergio Cirigliano, y el principal ex asesor de Jaime Manuel Vázquez, entre otros.

El ex secretario de Transporte y Schiavi, quien entonces era su segundo, son investigados ya que ambos habrían realizado viajes personales en aviones alquilados, presuntamente financiados por empresas privadas del área.

Según la denuncia, iniciada a principios de 2008 por el entonces titular de la Fiscalía de Investigaciones Administrativas, Manuel Garrido, estas compañías habrían recibido beneficios de la Secretaría de Transporte, a raíz de estos viajes.

Jaime y Schiavi fueron imputados por el artículo 259 del Código Penal, que prevé penas de un mes a dos años de prisión e inhabilitación absoluta de uno a seis años, al funcionario público que «admitiere dádivas, que fueran entregadas en consideración a su oficio, mientras permanezca en el ejercicio del cargo».

Según la pesquisa, entre 2006 y 2009 se habrían pagado doce viajes que realizó Jaime junto a algunos de sus familiares y a otros funciokirchneristas, por un valor aproximado de 550 mil pesos.

En la denuncia de Garrido se sostiene que esos pagos los habrían realizado empresas vinculadas al Grupo Cirigliano, así como otros empresarios cercanos a Jaime. Serían las mismas compañías aéreas que Jaime debía controlar como responsable de la cartera de Transporte.

Dos viajes

A Schiavi, actual titular de la Secretaría, se lo investiga por haber realizado al menos dos viajes en aviones de esas mismas firmas: el primero el 8 de setiembre de 2006, desde Buenos Aires con destino a Río de Janeiro, y el segundo, el 10 de ese mes de regreso a la Argentina.

El actual secretario justificó ayer estos viajes, al conocerse la citación, y señaló que habían sido una «invitación» de Jaime. Schiavi señaló además, a través de un comunicado, que prestará «toda la colaboración que requiera la Justicia», pero remarcó que no tuvo ningún tipo de

intervención en la «decisión de utilizar un avión de una empresa privada» para realzar el viaje ahora investigado.

Invitación

Según indicó, en ese momento se desempeñaba como ministro de Planeamiento y Obras Públicas del Gobierno de la Ciudad, y fue «invitado» por el entonces secretario de Transporte para «generar contactos con las autoridades que tenían a cargo el metro de la Ciudad de Río de Janeiro».

Por eso, Schiavi recordó sus declaraciones de julio pasado y reiteró que la invitación fue «por indicación de las autoridades brasileñas del área de subterráneos».

Otras causas

En cuanto a Jaime, sus situación es más complicada: además de la pesquisa de Bonadío, el ex secretario de Transporte es investigado en otras causas que tramitan en Comodoro Py, entre ellas, una por supuesto enriquecimiento ilícito a cargo del juez Norberto Oyarbide.

Este caso indaga sobre la supuesta adquisición de Jaime de varios inmuebles en Córdoba, además de un yate de u$s 1,4 millón, que estaría en Brasil.

El juez también deberá retomar la investigación del Jet Lear que se le adjudica al ex secretario de Transporte y que habría adquirido a través de quien fue su principal asesor, Manuel Vázquez. Si bien Oyarbide había intentado abandonar esta línea de la pesquisa, la Cámara Federal le ordenó recientemente que continuara investigando a quién pertenece el avión.

Jaime, además, podría sumar nuevas complicaciones judiciales, esta vez en la provincia de Córdoba, donde habría comprado la radio LV2 de Córdoba y el diario La Mañana, a través de Vázquez. En este caso, el ex secretario de Transporte se habría asociado con un dirigente peronista de Lomas de Zamora.

Dejá tu comentario