La actividad frenó su recuperación en octubre y cayó el 0,8% mensual

Edición Impresa

En términos interanuales, la economía evidenció un incremento del 6,7% y acumuló una mejora del 10,4% en los primeros diez meses del año. Prevén mejoras a futuro en algunos rubros como servicios, construcción y agro.

Después de cuatro meses en alza en la medición desestacionalizada, la actividad frenó su recuperación en octubre y cayó 0,8% mensual. En tanto, en la comparación interanual, el EMAE evidenció un incremento de 6,7% por lo que acumula un crecimiento de 10,4% en los diez primeros meses del año. Según las proyecciones de distintas consultoras privadas, el 2021 cerraría con un rebote de la economía en torno al 10%.

Según informó el INDEC, en términos interanuales, once de los quince sectores que conforman el EMAE registraron subas: “Hoteles y restaurantes” (61,0% interanual) y “Explotación de minas y canteras” (17,7%) fueron los de mayor crecimiento en el mes, y entre los dos aportaron 1,0 puntos porcentuales al incremento del indicador.

Por su parte, “Industria manufacturera” (+4,9% interanual) y “Transporte y comunicaciones” (+11,9%), fueron los dos sectores de mayor incidencia: sumaron 1,7 puntos porcentuales a la variación del EMAE entre los dos. Por el contrario, los dos sectores de mayor caída en la comparación interanual de octubre fueron “Agricultura, ganadería, caza y silvicultura” (-1,6% interanual) y Pesca (-32,6% interanual), que, en conjunto, restaron 0,2 puntos porcentuales a la variación del índice total, remarcó el organismo.

Análisis

“En octubre se frenó la dinámica de recuperación de la economía, si se observan las variaciones desestacionalizadas. Esto se encontraría asociado tanto a que diversos sectores han alcanzado los niveles pre pandemia, a un nivel alto de Utilización de Capacidad Instalada, cierta incertidumbre en torno al acuerdo con el FMI (y el tipo de acuerdo) y el endurecimiento de las restricciones a la importación que se impusieron en octubre”, analizaron desde la consultora ACM.

“Por otro lado, en términos sectoriales, se espera una continuidad en la recuperación en diversos sectores durante los meses siguientes, principalmente focalizada en los sectores de ‘Construcción’, ‘Hoteles y Restaurantes’ y ‘Otras actividades de servicios comunitarios, sociales y personales’”, agregaron desde la firma. Y detallaron: “Por otro lado, las perspectivas del sector agropecuario son positivas debido a la continua alza de los precios internacionales, lo que contribuye a la actividad en las economías regionales, parcialmente compensado por el impacto negativo del nivel actual de retenciones, de la brecha cambiaria y ciertas previsiones de sequía de cara al verano”.

“La interrupción de la expansión de la economía supuso una caída relevante en octubre. Por lo tanto, será necesario un crecimiento del 1% mensual en el último bimestre para alcanzar el 10% de crecimiento anual promedio proyectado por el Ministro de Economía”, señalaron por su parte desde la consultora LCG.

Lo que viene

En tanto, de cara a los últimos meses del año, desde ACM señalaron: “Esperamos que noviembre recupere parcialmente la caída desestacionalizada de octubre aunque, de todos modos, proyectamos un trimestre con una variación nula en términos desestacionalizados. Dicha situación arrojaría un arrastre del 1,8% de cara al 2022. Bajo este escenario este escenario estimamos un crecimiento en torno al 8,7% para este año”.

“Para lo que resta del año esperamos un crecimiento muy tenue (sino nulo en el promedio). No obstante, el repunte de la actividad entre junio y septiembre permitiría recuperar gran parte de lo perdido durante el año pasado. De frenarse la recuperación, cerraría con un crecimiento del 9,7% anual promedio, lo que sería consistente con una recuperación punta contra punta (diciembre/diciembre) de 6,2% s.e”, agregaron desde LCG.

“Esta recuperación -señalaron- dejaría un arrastre de 2 puntos porcentuales para el año que viene. De todas formas, las inconsistencias que acumula la coyuntura local (brecha cambiaria de tres dígitos, inercia inflacionaria elevada, atraso de tarifas, reservas netas en mínimos, entre otras), que deberán ser resueltas, actúan como contrapeso en un eventual crecimiento real de la economía. Asimismo, a estas dificultades que deberá enfrentar la economía, se le adiciona un salario real que continúa (y continuará) sin crecer desde hace cuatro años. Así, no esperamos un crecimiento robusto de la actividad en 2022, donde la expansión de la actividad iría más bien de la mano del arrastre estadístico”.

Por su parte, según las estimaciones publicadas por el Banco Central en el Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM), se proyecta para el cuarto trimestre del año una expansión del 1,5%, por lo que el PBI se recuperaría este año un 9,7% luego de la caída del 9,9% del 2020. En tanto, de cara a lo que puede ocurrir en el primer trimestre de 2022, se previó un crecimiento de hasta 0,1% sin estacionalidad.

Dejá tu comentario