La AFIP reglamentó el recambio de 320 mil cajas registradoras

Edición Impresa

La AFIP reglamentó ayer los requisitos y procedimientos para la incorporación de nuevos controladores fiscales en comercios. Su uso obligatorio se haría de forma gradual. Pero en principio, hay tiempo hasta el 17 de octubre para reempadronar los cerca de 320 mil equipos que hoy están en uso.

A través de la Resolución General 2.676 publicada ayer en el Boletín Oficial, el organismo que encabeza Ricardo Echegaray, explicó que el nuevo sistema permitirá «la transmisión de datos de interés fiscal de forma remota, automática, inmediata y periódica con las bases centrales» de la AFIP, ya que los equipos estarán provistos de una «memoria no volátil, inalterable e inaccesible por el responsable, que almacenará el detalle y los totales de las operaciones realizadas».

Fuentes de la AFIP explicaron a este diario que los nuevos controladores fiscales «permitirán el ahorro de papel y de almacenamiento de las cinta testigo, que en la actualidad los comercios deben conservar por cinco años».

Reempadronamiento

A partir de hoy, los contribuyentes y responsables obligados a su utilización deben reempadronar los equipos hasta el 16 de octubre, inclusive. La norma emitida por la AFIP prevé que todos aquellos equipamientos -tanto controladores e impresoras fiscales- que no hayan sido reempadronados, quedarán inhabilitados a partir del 17 de octubre próximo.

En la segunda etapa del plan, que incluye la colocación de los nuevos equipos, se prevé comenzar con un sistema optativo y luego por plazos se obligará a diferentes sectores a cumplir con su conversión.

Según adelantaron a este diario distintas cámaras de empresarios y comerciantes pedirán a la AFIP que antes de especificar las fechas para el recambio se reglamente el incentivo fiscal que están dispuestos a dar. Desde la CAME (Confederación Argentina de la Mediana Empresa), Vicente Lourenzo explicó que está de acuerdo con el avance tecnológico que decidió dar la AFIP, pero «si no es el comerciante el que debe afrontar todo el costo.

Las máquinas que se usan actualmente fueron abonadas por los dueños de los locales que ahora deberán cambiarlas. Y además del pago en sí de los controladores, siempre se generan gastos de software o de adaptación de líneas de teléfono o internet para transferir los datos», dijo.

Hoy, un controlador cuesta alrededor de u$s 1.000, y la nueva tecnología aún no puede calcularse ya que las empresas que serán proveedoras de estos aparatos recién comienzan a fabricarlos. Son unas 20 empresas que deberán homologar los equipos ante el INTI, y tendrían listas las máquinas a fin de año.

En línea con el reclamo de los empresarios, desde la AFIP explicaron que para que el gasto que deben afrontar los comerciantes ante el recambio de equipos no sea tan fuerte, se está estudiando un beneficio fiscal atado a la operación. «Podría tratarse de una bonificación, amortización acelerada o algún otro recurso para que no se trate de una carga grande para el comerciante», aseguraron.

Dejá tu comentario