La economía del Bicentenario, en busca de un ‘‘Funes el memorioso’’

Edición Impresa

Si Fernando de la Rúa hubiera contado en su gestión con altos precios de los commodities, hoy sería Churchill». Del otro lado, «con bajos precios de los commodities, por más que en la Argentina gobierne una delantera integrada por Lula, Obama y Bachelet, una crisis sería inevitable». Estas aseveraciones son difíciles de rebatir a la luz de lo sucedido en los últimos años en el país. Altos precios de la soja permitieron y permiten ahora poner debajo de la alfombra medidas o situaciones que en otro momento habrían gatillado una crisis. Nadie ahora habla del INDEC o del Club de París tanto como hace un año como reforma clave para la economía. Lo mismo sucede con el acercamiento al Fondo Monetario Internacional, organismo que hoy el Gobierno puede darse el lujo una vez más de maltratar dado que no hay perspectivas de crisis en el corto plazo. A fin de cuentas, como en una empresa (hay quienes agregan hasta matrimonios en el ejemplo), una economía floreciente puede tapar serios problemas. Ahora bien: ¿hay que echarles la culpa a los precios internacionales de las materias primas para explicar la performance argentina en estos 200 años o hay algo más detrás? Si fuera sólo por las materias primas, Chile debería haber seguido el mismo recorrido que nuestro país en los últimos 30 años. Y claramente se metió en la autopista, mientras que la Argentina paseó por la colectora y hasta tuvo períodos en la autopista, pero en sentido contrario. Tres elementos: dólar quieto, precios de commodities y lluvias garantizan un buen desempeño de la economía doméstica. Un gobernante argentino debe esforzarse y hacer una muy mala gestión para, contando con la buena fortuna de esas tres variables, impedir que la economía crezca. Los esfuerzos se hicieron en los últimos años, pero aun así la economía resistió.

Un análisis superador de esta impresión lo brindaron los economistas Ana María Cerro y Víctor Iajya de la Universidad del Tucumán. Fue en un trabajo titulado «Currency Crises and Institutions: The case of Argentina 1862-2004», en el marco de la XLIV Reunión Anual de la Asociación Argentina de Economía Política realizada hace un mes. Cerro y Iajya analizan lo sucedido desde que en 1862 Bartolomé Mitre derrotó a Urquiza hasta 2004, el primer año de la gestión de Néstor Kirchner. Se preguntan: ¿Por qué la Argentina siempre sufre crisis cambiarias? ¿Por qué las autoridades económicas siempre eligen políticas macroeconómicas distorsivas? ¿Por qué no se llevan a cabo las reformas de manera tal de evitar las crisis? Es decir que el análisis va más allá del relato de lo acontecido en la Argentina en el Bicentenario; se trata de encontrar las causas por las que no se aprende de los errores de política económica y se los repite año tras año como si gobernara «Funes el olvidadizo». ¿Cómo explicar que tras el default de la deuda en los 80, la Argentina lo haya repetido en 2001 y haya estado cerca de volver a hacerlo este año, o por lo menos ésa era la impresión de los mercados con rendimientos del 40% en dólares de los papeles de la deuda?

Cerro y Iajya exploraron la relación existente entre las crisis cambiarias y las instituciones en la Argentina a lo largo de esos 143 años de su historia y trataron de recoger evidencias acerca de que son sus débiles instituciones las que fueron responsables de la pasión por caer en crisis. En el trabajo de los economistas de la UNT se describen los siguientes aspectos de la performance del país:

  • Al fin del siglo XIX y al comienzo del siglo XX, la Argentina fue uno de los diez países más ricos del mundo. Sus tasas de crecimiento eran mayores que las de Estados Unidos. En el período comprendido entre 1862 y 1929, el país creció a una tasa anual del 5,1%, mientras los Estados Unidos lo hicieron al 3,7%. En el período 1930-2006, las tasas correspondientes fueron del 3,4% para EE.UU. y del 2,5% para la Argentina, y la diferencia en esas tasas anuales de crecimiento implicaron enormes diferencias a lo largo de extensos períodos.

  • De hecho, al comienzo del siglo XX, el PBI norteamericano era de 4.000 dólares per cápita mientras el de la Argentina era de u$s 2.917; esto significa que era 1,37 vez mayor. En la actualidad, el PBI de EE.UU. es de 30.000 dólares per cápita mientras el de la Argentina es de sólo 8.500 dólares, indicando que ahora es 3,5 veces mayor. Todos los investigadores coinciden en que el momento en que la Argentina se rezagó fue luego de la Gran Depresión.

  • Otra medida decepcionante es el número de crisis que el país experimentó. Comparando nuevamente con Estados Unidos, ambos países tuvieron cinco crisis en el período 1862-1929. Sin embargo, entre 1930 y 2006, la Argentina tuvo 16 crisis mientras Estados Unidos sólo cuatro. El crecimiento de la Argentina lejos estuvo de ser parejo; la alta volatilidad caracterizó el siglo XX; períodos de alta expansión fueron seguidos por períodos de crash, los que a su vez fueron seguidos por altas tasas de crecimiento. Las crisis en la Argentina vienen y se van con altos costos no sólo en términos de caídas del PBI, sino también en pérdidas del capital humano, lo que significa dramáticas pérdidas en el bienestar.

  • Las instituciones en la Argentina son débiles y volátiles, especialmente cuando se comparan con las economías desarrolladas. En un índice de instituciones, Aráoz (2003) encuentra que en el período 1862-1929 el índice tuvo un valor promedio de 90,23, con una desviación estándar de 6,28. En el período 1930-2006, alcanza un valor de 78,91 con una mayor desviación estándar de 13,1.

    Hay diferentes definiciones de instituciones. El Banco Mundial define a las instituciones como «las reglas formales e informales y sus mecanismos de cumplimiento que dan forma a la conducta de los individuos y las organizaciones en una sociedad».

  • El primer grupo de variables es puramente institucional y captura la performance institucional y su volatilidad. Se incluye el número consecutivo de años en democracia, sustitución de la Corte Suprema, defaults, coparticipación, construcción de un presupuesto, intervención federal a provincias, independencia del BCRA, leyes electorales, libertad de prensa y cambios en la Constitución (INDEX 1). Se observa un empeoramiento y un aumento en la volatilidad desde 1930. Es remarcable que cada caída en el índice coincide con una de las crisis muy profundas. Otro es una medida de la calidad del sistema político en una escala de 10 (fuertemente democrático) a -10 (fuertemente autocrático). Las conclusiones que obtuvimos utilizando cualquier indicador de calidad institucional es que se deterioraron significativamente después de 1930, mientras que el número de crisis aumentó.

    En la estimación de la probabilidad de una crisis profunda, la primera importante conclusión es que los índices institucionales son estadísticamente significativos aun cuando se incluyan variables macroeconómicas. Un empeoramiento en la calidad institucional aumenta la probabilidad de una crisis.

  • Las variables institucionales están en el tope de los predictores relevantes de una crisis. El INDEX 1 es la variable más importante, seguida por aquella que mide la performance del BCRA. El tercer lugar corresponde a la tasa real de crecimiento del dinero, seguida por el default y el déficit fiscal. El INDEX II está en el sexto lugar.

    Por todos estos motivos descriptos en este completo informe se entiende el impacto que tuvo la intervención oficial en el INDEC. ¿Qué muestra más clara contra las instituciones que desembarcar en la fuente de información estadística que casualmente difunde datos económicos poco alentadores en materia de inflación? En teoría, no debería haber impactado demasiado en inversores, pero el hecho de existir en la plaza bonos indexados por la inflación minorista los hizo comparables a un incumplimiento del contrato o default. Pero aún más allá de este impacto financiero, quedó la sensación instalada en inversores de que todo es posible de allí en adelante, no sólo en cuanto a la adopción de políticas económicas, sino también en referencia a la alteración de la realidad. La recuperación de la soja y, en definitiva, de los mercados internacionales hizo que este capítulo pueda pasar inadvertido por inversores o circunstancialmente archivado.

    Otra muestra puede ser la estatización de las AFJP. Significó otro golpe a las instituciones, pero también ahora quedó en el olvido. Pero no significa que la medida haya sido gratis en cuanto a costos: trajo aparejada una suba de las tasas de interés domésticas y una fuga de capitales. A lo que se apunta es a que puede ser que haya medidas que en el corto plazo queden olvidadas por el auge financiero, pero no significa que no hayan tenido un costo, incluso mayor que el supuesto beneficio que el Gobierno obtuvo.

    La historia argentina es riquísima entonces en la creación de medidas para emparchar situaciones de corto plazo. La repetición de éstas ya no sorprende. Controles de precios a las empresas no fueron descubiertos por Guillermo Moreno. La aplicación de retenciones a las exportaciones o el impuesto al cheque no fueron inventados por Roberto Lavagna ni Domingo Cavallo. El aumento del gasto público previo a una elección no es exclusividad de Néstor Kirchner. Las estatizaciones de empresas tampoco. El uso discrecional de fondos más allá de lo que indique el Presupuesto nacional, menos (antes, en los 80, incluso ni siquiera se lo aprobaba en tiempo, antes del inicio del ejercicio). El aumento de salarios pactado de una oficina gubernamental no vino con el nuevo milenio. La protección o la aplicación de trabas a las importaciones de determinados sectores ya surgió casi con el nacimiento del país. La creación de empleo público a nivel nacional y provincial ya era algo clásico en los años 30.

    Al menos el mundo es diferente. En los siglos XVIII y XIX el crecimiento estaba circunscripto a un pequeño número de países. «En 1760, la revolución industrial llegó, inicialmente a un pequeño número de países pudieron despegar, permitiéndoles experimentar un crecimiento sostenido del ingreso per cápita por los próximos 250 años», aseveró el economista Xavier Sala-i-Martin en una entrevista de Brian Snowdon en el World Economics (January-March 2006). · «Afortunadamente, durante las dos últimas décadas y media, la mayoría de los habitantes del mundo están experimentando ingresos en alza por las aceleraciones del crecimiento en China y la India, que juntas tienen el 37% de la población mundial», completa. Sólo con que gobierne o sea ministro de Economía Funes el Memorioso, bastará para que la Argentina vuelva a subirse al tren de los países más desarrollados. No es poco pedir a la luz de lo que aconteció y acontece. Pero resulta algo simple si tan sólo se mira lo que sucede cruzando los Andes, el Río de la Plata o más allá de las Cataratas del Iguazú.
  • Dejá tu comentario