La ONU inició una histórica visita con el foco puesto en la crisis de la minoría uigur

Edición Impresa

Pekín - La Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, se reunió ayer con el jefe de la diplomacia china en el comienzo de una visita de seis días a este país en la cual viajará a Xinjiang, donde Pekín está acusado de perseguir a la minoría uigur. Se trata de la primera vez en casi dos décadas que una autoridad de derechos humanos de la ONU visita el país asiático.

“Espero con interés los intercambios que tendré con varias personas diferentes durante mi visita. Trataré algunos temas muy importantes y delicados. Espero que esto nos ayude a crear confianza”, dijo Bachelet, en una reunión con el ministro de Relaciones Exteriores chino, Wang Yi.

China ha sido acusada de encarcelar a un millón de uigures y otras minorías musulmanas en campamentos de la región noroccidental de Xinjiang, que Estados Unidos y otros países han calificado como “genocidio”.

Pekín ha rechazado ese calificativo y lo llamó “la mentira del siglo”, al tiempo que asegura que sus políticas han permitido combatir el extremismo y mejorar la vida en la zona.

El vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Wang Wenbin, dio la bienvenida a Bachelet y afirmó que ambas partes han decidido que no haya periodistas durante sus encuentros y viajes por el país.

Dejá tu comentario