La situación del tambo es de “quebranto absoluto”

Edición Impresa

"Estamos en el sexto mes de caída de producción, lo cual sigue demostrando que esto está absolutamente mal. El tambero hoy está recibiendo entre un 68% y un 71% de lo que debería, pues, para un costo de producción que según las regiones está entre $ 1,95 y $ 2,07 por litro, los productores hoy reciben alrededor de $ 1,70. Uno así se da cuenta de que la situación sigue siendo de quebranto absoluto", aseguró Julio Aimar, coordinador de la Mesa Nacional de Productores de Leche (MNPL).

Consultado sobre la evolución de la prolongada protesta tambera, Aimar destacó que "nosotros fuimos los primeros que empezamos con las protestas a mediados de la década pasada. Entonces había un precio tremendamente bueno en el mercado de exportación y se empezó a ver cómo se hacía para dejar la plata en casa. La primera retención la puso (Roberto) Lavagna, que era del 10%. Después de eso siguieron algunas retenciones fuertes. Se puso además un precio de corte, y por más que la leche valía u$s 5.000 la tonelada, no podía salir más de u$s 2.800 porque era una decisión de la Secretaría de Comercio. Nosotros habíamos hecho un sistema de equilibrio entre el mercado interno y el externo para que se acumulen fondos y se repartieran a los productores. Así que fuimos los pioneros en la desgracia. De ahí en más nunca hubo ni se llevaron a cabo las medidas y acciones estructurales que permitieran recomponer el sector".

El dirigente habló en el programa radial "Siempre que llovió... paró y sus principales declaraciones fueron:  

  • Pedimos recomposición cantidad de veces y nos aplicaron un subsidio, un aporte no retornable, con el que nunca se llegó a devolver todo lo que se retuvo. Eran movidas transitorias, paliativos, que pudimos lograr en su momento porque nuestra participación en el precio de góndola era extremadamente bajo (24% de participación en el sector primario). Ahora, hace algo más de un año, llegamos apenas al 25%, con lo cual se sigue demostrando que esto está absolutamente mal. 

  • Tenemos una promesa de que en marzo posiblemente la recomposición llegue al 80%, pero este congelamiento anunciado que se hace sobre los precios (los lácteos) en salida de fábrica es absolutamente nefasto, y, en consecuencia, no se puede hacer la mejora que el productor necesita. Así, se sigue cayendo. Estamos en el sexto mes de caída de producción.

  • Calculo que este año apenas se va a llegar a los 10.000 millones de litros. Siempre y cuando se revierta la situación estacional y se puedan tener mejores pastos y mejor alimentación. Eso daría una pequeña levantada pero, el primer semestre, hasta junio, va a seguir bajando. Hemos perdido 3 litros de producción por vaca. Esto genera que los industriales, a pesar de este cepo de congelamiento, tengan que aumentar forzosamente (los precios al tambero), porque si no se van a quedar sin producción de exportación en un momento en que están teniendo unos precios buenísimos de u$s 4.000/u$s 4.150 la tonelada. Otro tema es que tienen compromiso de entrega de ventas al exterior que tienen que cumplir.

  • Los empresarios son complacientes, no dicen nada y les temen a determinadas cuestiones. Saben perfectamente que esto es muy negativo para la producción.
  • Dejá tu comentario