La UIA dice que seguirá negociando con Moyano

Edición Impresa

«Nos preocuparía no tener un interlocutor: si hay dos o tres CGT, dos CTA, independientes, no hay con quién negociar y cada uno se pelea con el otro para pedir más cosas. Por ahora, y hasta que la CGT no se reúna y decida otra cosa, nuestro interlocutor, nuestro referente, sigue siendo Hugo Moyano, y lo de hoy no nos parece una ruptura con el Gobierno».

El presidente de la Unión Industrial Argentina (UIA), José Ignacio de Mendiguren, dio estas y otras definiciones minutos después de que el líder sindical hubiera terminado su polémico discurso de ayer. El encuentro con la prensa para despedir el año estaba programado desde hacía varias semanas, y nadie previó que coincidiría con el día en que Moyano se peleó con el Gobierno. «Es una pena; en la conducción de la CGT no hay casi gremios industriales; nos gustaría que los trabajadores de la industria estuvieran más representados», dijo De Mendiguren.

El dirigente, rodeado de varios miembros del Comité Ejecutivo de la UIA, como Miguel Acevedo (Aceitera General Deheza), Daniel Funes de Rioja (COPAL), Juan Carlos Sacco (gráficos) y Aldo Espósito (curtidores), también se animó a las proyecciones: dijo que «el año que viene la industria crecerá entre el 4% y el 5%, en buena medida por el arrastre de este año, que fue del 7,5%». En relación con la economía, aventuró que el crecimiento «rondará entre un 2,5% y un 3%. Dependerá de lo que pase en Brasil y en Europa».

En relación con el socio del Mercosur, dijo que empresarios brasileños habían contactado a la UIA para gestionar ante los respectivos Gobiernos «una suba del arancel común extrazona», con la única meta de impedir el ingreso de productos e inversiones chinos a la región.

A continuación, las definiciones más salientes del dirigente:

  • En 2012 va a haber una caída de la actividad, sin dudas.

  • No vamos a meternos en el análisis político de lo que dijo Moyano; en lo que hace a la relación con nosotros, no dijo nada diferente a lo que viene diciendo desde hace años.

  • Cuando habló en la Conferencia Industrial, en un momento muy difícil para él (había perdido un hijo) dio una señal de que estaba dispuesto a analizar la película. Hoy habló de la foto.

  • La UIA representa al sector industrial formal. Nuestro salario promedio subió un 500% desde enero de 2002 hasta la fecha. Apuntamos a mejorar la distribución del ingreso y aspiramos a que la masa salarial sea el 50% del PBI. Es que sin mercado interno ninguna economía se sustenta: en todo el mundo representa el 80% del total de la actividad.

  • En el otro extremo está la economía informal: el 33% de la fuerza laboral que está en ese sector recibe apenas un 10% de los salarios que se pagan en el país. La informalidad es el mayor enemigo que enfrentamos todos, trabajadores y empresarios.

  • Que conste que todos los años nos sentamos a negociar, renovamos 800 convenios por año y 2012 no será diferente. Nuestros salarios están por encima de los de Brasil y México, nuestros competidores directos en la región.

  • La Argentina no puede ser competitiva con sólo un 10% de las cargas transportadas por tren. Debemos apuntar a que sea el 25%. Hoy sale más caro llevar una carga de Santiago del Estero a Buenos Aires que de Buenos Aires a Turquía.

  • Todos le imputan a Moyano que no se haya modernizado el Belgrano Cargas. Modernizar el ferrocarril no invalida al camión: son complementarios.

  • El país está contento cuando las empresas ganan plata: hay buenos salarios y las empresas tributan más. Nosotros -la industria formal- cumplimos en pagar los impuestos; después, qué hace el Estado con esos fondos, ya no lo manejamos nosotros... Hoy la tasa nominal de ganancias es del 35%, pero como no nos permiten ajustar por inflación, ronda el 50%: uno de cada dos días que trabajamos es para el Estado... 

  • ¿Si me preocupa que el Congreso funcione «automáticamente» sancionando leyes pedidas por el Ejecutivo? Y, sí... pero esa es la mayoría que eligió la gente; la mayoría quiso esa representación parlamentaria. 

  • La influencia que se le dio a Guillermo Moreno no es más que oficializar lo que venía pasando. Ustedes sabe que acá en la UIA estamos divididos: los que necesitan de insumos y repuestos importados piensan exactamente lo opuesto de los sectores que dependen de las licencias no automáticas para sobrevivir. A veces es divertido, a veces se pone bravo conducir este barco.
  • Dejá tu comentario