Lo que se dice en las mesas

Edición Impresa

- Mucha alteración en las mesas ayer por las versiones que indicaban que Cristina de Kirchner no se presentaría para las próximas elecciones. ¿Picardía de algunos en Nueva York? De arranque, las empresas de servicios públicos que cotizan en Bolsa treparon casi un 10%. La picardía, de serlo, tuvo el efecto deseado por sus eventuales autores. Se hacía el siguiente razonamiento en las mesas locales: de haberse decidido ya una no postulación de Cristina a la presidencia, ¿cómo es posible que ese preciado dato se conozca en Wall Street antes que en la plaza local, justo con un Gobierno que tiene relación «cero» con operadores de Nueva York? Las primeras versiones asomaron a las 13.30 y en las mesas se decía que el origen de los comentarios -reales o no, dentro de poco se develará la incógnita- provino de Merrill Lynch y de RBS en Nueva York. Luego vinieron infinidades de mensajes vía mail o por Bloomberg a través de los cuales se mencionaban el rumor y las consecuencias que esto traería aparejados. Uno de ellos desde Goldman Sachs relataba que «el mercado hasta ahora tiene descontado en sus precios que Cristina se presenta y gana». Agrega el mail que «el mercado está volcado a que una sorpresa como la que se menciona impacte a pleno». Se mostraba el operador seguro de que habría alzas si el candidato fuera alguien como Daniel Scioli, quien «ofrece políticas económicas más moderadas». ¿Qué recomendaba este operador? Los papeles en pesos, pero vender los bonos argentinos a cinco años, ya que es «la cobertura de todos y es lo que primero se desarma».

- Pero los comentarios mayores en estas semanas pasan por el dólar. En primer lugar, debe considerarse que apareció la ANSES haciendo bajar el mercado informal denominado «contado con liqui». Vendió bonos en dólares contra pesos. Después hubo una liquidación récord de dólares de las cerealeras y oleaginosas de u$s 3.000 millones que calmó el mercado, aunque quienes liquidaron obligatoriamente exportaciones, en cierto porcentaje, salieron a recomprar dólares a posteriori. Pero junio está algo por debajo en la demanda de dólares respecto de mayo. Ayudaron esos factores, pero además el giro que tuvo que dar el BCRA tras dejar subir tres centavos por mes el dólar en casas de cambio durante marzo y abril. Esa flexibilidad del BCRA acentuó los nervios de los ahorristas que necesitan ver siempre el dólar quieto durante varias semanas para dejar de comprar en las sucursales de los bancos.

- El «talibán» pasó una vez más información valiosa. El reconocido economista y operador local apostó a los ETF (fondos) de Perú, que se denominan «EPU», que llegaron a estar a 50 dólares en enero, cayeron hasta 38 y ahora se operan a 41. «Humita», dice, «decidió viajar a Estados Unidos primero. No es Evo ni Correa. Veremos si es Lula, pero va bien encaminado ». Sobre la situación en Estados Unidos, apuesta a un rebote de Wall Street. «El dólar cae, el 40% de las ganancias de empresas de Wall Street es del exterior, mejorarán balances, y ahora el mercado está técnicamente preparado para una suba cuando surja una noticia positiva» concluyó.

- ¿Qué es de la vida del cupón en dólares, un título que generó pasión local? Se lo llama «Asterix» en las mesas, porque es el único bastión que resiste (como si se viviera en pleno Imperio romano). La poción mágica de este papel pasa por su pronto repago y porque gran parte de sus tenedores lo quiere conservar hasta su vencimiento, independientemente de lo que suceda en el ínterin.

- Obviamente, se hablaba en las mesas durante toda la semana del caso Shocklender. ¿Quién era el financista Fernando Caparrós? Un veterano operador relató que se desempeñó en el desaparecido Nuevo Banco Santurce, y que en aquellas épocas de los 80 se mostraba partidario ya de los autos (como el 504 GR2 que entonces hacía furor). Luego recaló en una mesa ubicada en Rivadavia y Maipú, una suerte de «cueva» de las centenares que había en los 80 en pequeñas oficinas del microcentro. Se lo caracterizaba siempre por su habilidad para agradar a personas, pero no precisamente por sus conocimientos técnicos en lo financiero.

- Volvieron los mails del «oso», pero ahora se complementan con mensajes vía «chat» de BlackBerry. «Wall Street no tenía seis días de baja seguidos desde 2009. Hoy (por ayer) los quebró. Pero para mí, el S&P va a ir a 1.250 y recién allí subiremos», señaló este ejecutivo de banca privada. Otros de sus comentarios: 1) el Parlamento griego acaba de aprobar las reformas que le piden para recibir más plata (y que pueden hacer). La gente los va a linchar cuando puedan; 2) no se olviden del pedido de Obama a Merkel («Ni se les ocurra llevar al default a algún país europeo»); 3) me quedó claro que nadie quiere que esto explote (por lo menos por ahora) y seguirán por lo tanto anunciando paquetes; 4) no les hago ninguna recomendación en particular, pero sí una en general: revisen sus carteras, piensen en momentos complicados y cuáles son las cosas que más van a sufrir y quiénes están mejor para convivir con otro ajuste; no deben quedarse quietos». El «oso» dixit. Último dato: por un monto total de $ 100 millones, Tarshop colocó su primera emisión de obligaciones negociables en pesos y en dólares. Más allá de las oscilaciones, se mantienen lanzamientos en la plaza local.

Dejá tu comentario