Lo que se dice en las mesas

Edición Impresa

• El lado irracional de la suba del “blue”. • Burbujas y bienes Giffen. • Malos antecedentes para la fiesta en Wall Street. • El brillo olvidado del oro. • ¿Dónde están los que recomendaban Apple a 700 dólares? • Sabio consejo de comprar y esconder por dos años.

· Las preguntas llegan ya de todos lados. Desde el taxista hasta el encargado del edificio interrogan por el valor del "blue". Y cuando esto ocurre es que se está en una suerte de minicorrida, pero nadie a ciencia cierta puede ponerle un valor lógico en el que se pueda frenar. Es que, comentan en las mesas de dinero, estamos en decisiones de inversión en las que la racionalidad no importa. Los que compran piensan que subirá hasta el cielo y los que tienen ya en cartera sus billetes norteamericanos, antes de venderlos, se flagelan. Operadores más académicos en su formación relatan que con el dólar "blue" se está ante un bien Giffen. Su definición data de 1895, cuando Alfred Marshall, en sus "Principios de Microeconomía", los definía sobre la base de lo que ya había señalado Robert Giffen. Concretamente se trata de bienes en los que aumenta la demanda de éstos cuando el precio aumenta. Lo normal es a la inversa, es decir, que caiga la demanda cuando aumenta del precio. Es más, se duda de que existan bienes de Giffen. El "blue" rompe con todas las teorías económicas por lo visto esta semana. Aleccionaba un economista de un banco extranjero en BICE de Puerto Madero, rodeado de clientes de empresas que los bienes Giffen suelen ser bienes de subsistencia consumidos por personas en situaciones de pobreza. El ejemplo que se da en las clases universitarias es de la persona que consume papas y carne. Entre los dos bienes, se lleva todo su presupuesto disponible. Si el precio de la papa sube, en teoría debería bajar su consumo. Pero en realidad como tiene su gasto 100 por ciento concentrado en carne y papas, sustituye el más caro, la carne, y compra más papa. Conclusión: sube el precio de las papas y consume más papas. Hasta hay trabajos empíricos de profesores de Harvard en las regiones más pobres de China comprobando existencia de bienes Giffen. Ahora desde estas latitudes, parecería que el "blue" se incorpora a los Giffen, pero, claro, sin ser un bien de subsistencia ni los compradores, extremadamente pobres. Todo es más irracional. Para los compradores, pasa a ser un vehículo de ganancia fácil, ésa es la sensación que tienen, al ver cómo aumenta sin freno día a día. Pero siempre está el ya gastado lema financiero que dice que "los árboles no crecen hasta el cielo".
· Es por ello que otros se preguntan en las mesas si será una burbuja lo que se está viendo. Depende de lo que haga el Banco Central. Algunos maliciosos señalan que en el edificio de la calle Reconquista está la burbuja. Por lo pronto, está claro que hay indicios de mala praxis. Basta observar que en diciembre se duplicó el ritmo de emisión monetaria, se baja la tasa de interés, se aceleró el ritmo de devaluación del tipo de cambio oficial y, por si fuera poco, se cerró grifo a viajeros. Con estos cuatro factores en danza era surrealista aguardar un enero calmo para el "blue".
· El gurú del verano parece que es el "Oso". Este ejecutivo de banca privada que parte hoy con su Bloomberg Anywhere -el sistema de cotización on line que adhiere a su smartphone- de vacaciones por 15 días envió ayer su influyente informe del mercado local. Extenso, no pudo eliminársele ni una letra en el intento de síntesis por la acumulación de datos claves en lo financiero. Dice lo siguiente: 1) enero culmina y ha sido excepcional en cuanto a los retornos tanto en acciones como en bonos emergentes, pero empieza febrero y creo que tendremos una pausa en esta vertiginosa carrera que no refleja la realidad del mundo y simplemente es la abundancia de liquidez que sigue provocando este estado de normalidad artificial; 2) vamos a hacer un poco de historia (a aquellos que no tienen memoria o experiencia); el S&P ha estado en estos valores dos veces en el pasado; una hace casi 13 años en marzo de 2000 cuando llegó a 1.522 (explotó la burbuja de internet); para octubre de 2002 había caído hasta 768 (más del 50%); en octubre de 2007 llegó a 1.565 (crisis de hipotecas)            

  • Para terminar en marzo de 2008 en 666 y desde allí llegamos nuevamente a estos máximos históricos; 3) la pregunta es si se repetirá la historia o si el mercado será capaz de superar estos máximos; el tiempo dirá, pero creo que una corrección de un 5% a 1.450 en las próximas semanas es factible y de allí si el mercado cree que las condiciones están dadas quizá sea posible ir en busca de nuevos máximos; 4) la semana que culmina vi nuevamente lo que signifi ca que la plata sobra y como ejemplo el Banco de Brasil emitió un bono perpetuo (el año pasado la tasa fue del 8,5%) con un rendimiento del 6,5% y tuvo pedidos por 16 mil millones de dólares; sin palabras; 5) el yen se sigue depreciando y el euro sigue subiendo, esto último porque por un lado los bancos devuelven lo que pidieron prestado (porque ellos a su vez no tienen a quién prestarle) sumado a que la gente está repatriando sus fondos a sus países de origen (desde Suiza y otros) porque piensa que la crisis ha sido superada, y a esto se le suma el Banco de Japón comprando bonos en euros para debilitar su moneda; 6) con el euro cerca de 1,36 creo que es razonable empezar apostar a la baja, digamos a 1.30; esto lo pueden hacer a través de futuros o comprando el que es un ETF o fondo que replica la baja del euro frente al dólar potenciada dos veces; 7) sale ahora el numero de empleos y hay que seguirlo con mucha atención ya que si es un buen número, la tasa del bono de 10 años que superó el 2% después de mucho tiempo puede pegar un salto importante; tendría un efecto doble Nelson, por un lado caída de bonos emergentes y por el otro de las acciones; esto sería un efecto de corto plazo que dependerá de la evolución de la economía pero provocaráun gran interrogante, ya que si la cosas siguieran mejorando las tasas no podrán seguir bajas hasta 2015, y entonces se acaba
    la fi esta del fi nanciamiento a tasa cero; 8) muchos les dirán que para esto falta mucho. Espero que no sean los mismos que les recomendaban Apple a 700 dólares en septiembre y hoy vale 456; 9) en un escenario de tasas e infl ación los commodities vuelven a tener vida; 10) la recomendación de la semana es comprar tres acciones de oro, Barrica Gold, Goldcorp y Newmont, que están cerca de sus mínimos del año; 11) y para aquel más arriesgado, comprar la opción de marzo 2013 base 42,50 de GDX (ETF de empresas mineras); 12) en el ámbito local sigan atentos a YPF, el volumen está anticipando algo y manos fuertes se han estado posicionando; si bien ha subido de 9,5 a 17,50, todavía está lejos de los 41 dólares que valía hace un poco más de un año; 13) que alguien pare al increíble Hulk (alias el "Blue") porque a este ritmo llegamos a 10 en el informe de marzo". Una catarata de datos, la del "oso".

  • Quien viene acertando también es el veterano de los combates bursátiles apodado el "maitre". Opera desde Azul Profundo de Retiro, un polo fi nanciero en los mediodías y noches.

    Dice en esta oportunidad el "maitre", en medio de los maki de salmón, que "el dato del PBI norteamericano por debajo de lo esperado, y la reunión de la Fed pusieron al menos por ahora una luz de precaución para saber cómo serán los pasos a seguir en materia macroeconomíca en los EEUU". Lo importante fue en el postre, cuando afi rmó que "en el plano local seguimos viendo subas poco frecuentes en empresas que no tienen fundamentos sostenidos, como las eléctricas; también compañías como Aluar, que en el momento de presentar sus balances serán una decepción, ya que cuando liquiden divisas serán al valor del dólar oficial, viendo decaer sus rentabilidades".

    Las acciones argentinas lentamente van ganando espacio en el corazón inversor. Hay quienes dicen que la jugada maestra pasa por comprar papeles como bancos, la misma YPF y Telecom y guardarlos hasta 2015.

    Olvidarse en el ínterin de la existencia de estos papeles para no sufrir ataques de pánico. Para ese año, vaticinan que los valores cómodamente pueden haberse multiplicado
    por dos o tres. Lo mismo con bonos, pero claro, sin tanta variación esperada. Las emisiones en la plaza continúan, como la que anunció el Banco Industrial hace dos días con el lanzamiento de un nuevo fideicomiso fi nanciero con 25 millones de pesos colocados.

    Los compradores son siempre mayormente fondos comunes de inversión, pymes, compañías de seguros y los bancos. Recambio de quincena en La Huella y ya empiezan a arribar los habitués rioplatenses; pierden así protagonismo los extranjeros, que lo retomarán para Carnaval. Alejados de la fi ebre del "blue" ayer una mesa de operadores criollos de bancos extranjeros comentaba las esquirlas del escándalo de la tasa Libor, que aún promete nuevas victimas.

    Si bien uno de los chivos expiatorios fue Christian Bittar (despedido en diciembre/
    11 del Deutsche Bank y que ya volvió al ruedo administrando un hedge fund suizo, BlueCrest, de u$s 30.000 millones), dicen que los reguladores han puesto también los ojos sobre Michael Zrihen del Credit Agricole y Didier Sander del HSBC. Un caso con fi nal abierto al igual que el reciente Monte dei Paschi di Siena que ahora salpica
    también al Santander.

    A los postres fue muy comentada otra batalla que se está librando en la zona, que tiene como protagonistas a algunos notorios argentinos, como Paolo Rocca, Eduardo Costantini y hasta un Soldati. Aunque también están involucrados varios inversores argentinos y sus asociados londinenses. Ocurre que el conflictivo proyecto de unir la ruta que termina en la laguna Garzón a través de un puente, diseñado por Rafael Viñoly (una supe restructura de hormigón de forma circular sobre el espejo de agua), con la zona de Maldonado y Rocha ha tenido la aprobación ambiental oficial.

    Esto favorece el desarrollo inmobiliario impulsado por Costantini al norte de José Ignacio. Pero otros como Rocca se oponen y a cambio ofrecen donar un sistema
    eléctrico de balsas para preservar la zona. Un clásico entre ambientalistas y desarrolladores inmobiliarios.

    Dejá tu comentario