Los bancos inician el éxodo de grandes empresas de Cataluña

Edición Impresa

Ayer lo decidió Sabadell, la quinta mayor entidad española. Y la seguirá CaixaBank, la tercera más importante y primera en la región. Buscan que una eventual independencia no las deje fuera del paraguas del Banco Central Europeo. En tanto, más compañías hacen anuncios y planes en el mismo sentido. Todas pagarán sus impuestos en otras zonas.

Barcelona y Madrid - Temeroso de que una eventual independencia catalana lo deje fuera del marco regulatorio y del posible financiamiento del Banco Central Europeo, el Consejo de Administración del Banco Sabadell, el segundo de la región y el quinto más grande de España, decidió ayer el traslado de su sede social a Alicante. En tanto, CaixaBank, el primero de la región y tercero de España, se dispone a hacer lo propio ayudado por un decreto que prepara el Gobierno de Mariano Rajoy y que podría desencadenar un éxodo de grandes empresas de la región rebelde.

Esas noticias animaron ayer a la Bolsa de Madrid, que puso fin a tres ruedas negativas consecutivas y subió un 2,51%, el mayor segundo avance del año.

De ese modo, el índice IBEX recuperó el nivel psicológico de los 10.000 puntos y recortó su pérdida semanal al 1,61%, En tanto, su avance del año quedó fijado en el 9,22%.

A la cabeza de la recuperación estuvieron, debido a las noticias de la jornada, los bancos Sabadell y CaixaBank, que avanzaron el 6,16% y el 4,93%, respectivamente. El consejo de administración de Banco Sabadell acordó ayer en sesión extraordinaria trasladar su sede social a Alicante. Horas antes de esa decisión, la entidad había informado al ente regulador bursátil (CNMV) de esa posibilidad, ante la incertidumbre por la situación política en Cataluña.

Este cambio de domicilio social garantizará que la entidad siga estando bajo el paraguas del Banco Central Europeo (BCE) en un hipotético caso de secesión, lo que garantiza los intereses de accionistas, clientes y empleados en cualquier escenario.

Este traslado supondrá también que el pago de impuestos de la sociedad se lleve a cabo en la ciudad que albergue la nueva sede del banco, en este caso Alicante, que está en la Comunidad Valenciana, región limítrofe de Cataluña.

El Banco Sabadell, que como grupo tiene presencia en varios países, cuenta con activos de 217.457 millones de euros, 2.548 oficinas y 26.000 empleados.

Mientras, una nota interna de CaixaBank explicó que la entidad "tomará las decisiones necesarias" para proteger los intereses de sus clientes, accionistas y empleados, así como para garantizar la integridad de los depósitos. En ese sentido, el diario El Mundo anticipó que podría desplazar temporalmente su sede social a Mallorca, en las islas Baleares (este).

La dificultad de CaixaBank es que, a diferencia del Sabdadell, su estatuto no autoriza el cambio de sede social solo por decisión del Consejo de Administración sino que impone la aprobación de los accionistas.

En ese sentido, el Gobierno de Rajoy analiza emitir un decreto ley que haría posible la salida de empresas de Cataluña sin necesidad de que realicen juntas de accionistas. Según fuentes conocedoras del tema, el texto sería a medida de CaixaBank. "Se está trabajando en un cambio legal para que no sea ya necesario una junta de accionistas, lo que puede retrasar el cambio de sede social en caso de emergencia", dijeron.

Otras importantes empresas anunciaron ya el cambio de domicilio social a ciudades fuera de Cataluña, como la biotecnológica Oryzon o la teleoperadora Eurona o el grupo odontológico Proclinic Expert, que se trasladan a Madrid.

Además, el grupo asegurador Catalana Occidente envió ayer una nota a sus empleados en la que asegura que tomará todas las medidas necesarias para garantizar que su actividad pueda desarrollarse "con normalidad, en un marco estable y en un entorno de seguridad jurídica y económica".

En tanto, la agencia de calificación financiera Fitch anunció estar vigilando a Cataluña, de cara a una eventual rebaja de la nota de su deuda, actualmente en categoría especulativa BB. Justificó la decisión por los "acontecimientos imprevisibles" que podrían suceder en caso de declararse la independencia.

Agencias Reuters, AFP y EFE

Dejá tu comentario