“Los Blaquier son la oveja negra de los aristócratas”

Edición Impresa

Decidida a consagrarse comocronista de la clase alta argentina", la periodistaFerraride publicar su segundo libro sobre el tema,Blaquier. Amores y secretos de las rebeldes de la clase alta argentina", que publicó Sudamericana.Ferrariredactora de Gente y editora de Para Ti Mamá, y actualmente, de Entrecasa. Tiene pendiente su trabajo de actriz luego de estudiar teatro durante una década conén SzuchmacherFernández. Dialogamos con ella sobre su investigación sobre los componentes de la glamorosa familia Blaquier.

Viernes: ¿Cómo llega a "Las Blaquier"?

Soledad Ferrari:
de mi primer libro, sobreáxima Zorreguieta Cerruti, quería seguir hablando de la clase alta, y apareció el tema de lasuna familia que mucho no conocía. No sabía si había algo interesante para contar, y descubrí que había mucho. Me enfoqué en la historia de estas mujeres, en cómo crecieron para ser una especie de princesas, y muy pocas terminaron con una vida de princesa. En el medio apareció toda la historia dePedro Blaquier, de Ledesma, uno de los principales empresarios argentinos, que hoy está siendo procesado, que también me pareció muy interesante. Y así me acerqué a ellas con prejuicio que me lo fui sacando, y encontré mujeres, algunas ricas y otras no tanto, pero que son sufrientes como cualquier mujer.

V.: ¿Buscó sacarlas del Olimpo al que pertenecen?

S.F.:
de mostrarlas como personas, de no abrir juicios de valor, y narrar sus vidas, algunos hechos puntuales, sobre todo. Busqué hablar de mujeres de la clase alta y cómo algunas de ellas son consideradas por la propia sociedad a la que pertenecen. La familiaen general, está considerada por los aristócratas como la oveja negra de ese grupo. Me interesó saber por qué discriminan a algunos, por qué piensan que no son aristócratas. Obviamente que tener un apellido elegante como el que tienen no los hace aristócratas, que es algo mucho más profundo. Según los aristócratas que quedan en la Argentina, que no son muchos, eso tiene que ver con valores como los títulos de nobleza, como cuidar las buenas formas, de la discreción, de no caer en escándalos; y no es sólo tener campos o dinero. Y para algunos aristócratas, losmuy escandalosos.

V.: Sólo por algunos miembros de esa familia que se han hecho conocidos, y no sólo como polistas.

S.F.:
todo por el caso deBlaquierel tema drogas. O porReynal Blaquier, que lo único que hizo es tener exhibición pública, trabajar; es una mujer de armas llevar, en ese sentido, y cuando quiso trabajar, trabajó, primero como modelo, después como actriz y conductora. Con la situación actual dePedro, ambas ramas se quieren diferenciar bastante, unos son losNelson, los deConcepción, y otros son losArrieta, los del ingenio Ledesma.

V.: Usted muestra que la gran mayoría de las Blaquier sufren por culpa de los hombres.

S.F.:
lasNelsoncasaron por segunda o tercera vez. Salvoé, el hermano mayor, los otros ocho hermanos se volvieron a casar, ninguno tuvo un matrimonio largo. No todas tuvieron matrimonio por amor, todas buscaron una segunda oportunidad, una le sacó el marido a la otra, hay muchas historias densas en ese sentido. He hablado con miembros de esa familia y las cosas que han pasado y siguen pasando son de novela.

V.: ¿Eso sucede también entre los Blaquier Arrieta?

S.F.:
hijos dePedro BlaquierArrietacinco. Cuatro varones y una mujer. Y también tienen lo suyo, cuandodejar asu secretaria. En ese momento del país, en una familia como la de ellos, que era muy conservadora, muy cuidadosa en las formas y en el qué dirán,Pedroa su mujer por una chica que no llegaba a los 30 años, tucumana, de clase media baja, de familia turca, un horror para esa gente. La deKhalloufla historia de la Cenicienta. Se enamoró dePedro, y ya llevan 30 años juntos, aunque viven en casas separadas. Él le dejó en claro que nunca se iba a divorciar deArrieta, tenía un compromiso que había asumido una vez y que no iba a romper. Hay cinco hijos y una inmensa fortuna.

V.: Nelly Arrieta de Blaquier tiene el prestigio de haber presidido durante 34 años la Asociación Amigos del Museo Nacional de Bellas Artes.

S.F.:
ó a esa Asociación hace un par de años porque estaba cansada, pero se sigue dedicando a su colección, invierte en arte.

V.: ¿Cómo hizo la investigación para su libro?

S.F.:
Fue muy difícil, muy complejo, porque nadie quiere hablar al principio, todos están muy reticentes y tienen mucho miedo de que hables de su familia. Siempre hay alguien que empieza a hablar, y a tirar puntas. Hice muchísimas entrevistas al entorno de losinvestigación en archivos, en Tribunales, vi desde historiadores a empleadas domésticas a un peón de uno de los campos. Fueron dos años de investigación y escritura. No falto a la verdad en ningún momento. Y tengo pruebas de todo lo que puse.

V.: ¿Cuál de la Blaquier le gustó más?

S.F.:
Malena Nelson Hunter, la mujer deBlaquier de Elizalde, me pareció muy interesante. Quedó viuda a los 42 años, con 9 hijos, millonaria, que hoy debe tener noventipico de años. Una persona muy libre, una mujer transgresora a la que le importaba muy poco la opinión de los demás.Arrietaén me parece muy interesante, esto no quiere decir que simpatice con ella. Le dicen La Reina porque tiene un carácter terrible, avasallante. Fue la princesita de su pueblo, la que le dio su nombre a la plaza, a la que le alfombran la iglesia para que entre; nadie en la mesa puede probar bocado hasta que ella entre, se siente y comience a comer, un personaje de novela. Es la que hizo que sus hijos, losArrieta, vivieran en una burbuja. Los chicos dePedronunca habían viajado en tren, y un día se ratearon para saber cómo era eso. O cuandoBlaquier, uno de los más grandes, tuvo un romance coní Alan, que para la familia fue una vergüenza, un desacato a la autoridad total.

V.: ¿El Northland es un colegio que le ofrece historias?

S.F.:
donde estudióáxima, que será reina de Holanda, yArrieta, y algunas de sus hijas, primas y sobrinas. Ahora está más mezclado, hay mucho nuevo rico, pero en esa época había más gente de clase alta, ir allí era asegurarse un lugar de pertenencia.áxima, que no pertenece a la clase alta, siempre tuvo mucho carisma, mucha personalidad, eso la llevó a sobrevivir y hacerse un lugar muy importante en un mundo tan hostil. Con(Álvarez Guerrero)interesó mucho para hacer un libro la historia de esta plebeya de clase media alta argentina que conquista al príncipe de la casa real más poderosa de Europa. Y más cuando supimos quién era su padre, un funcionario en la dictadura, y que eso iba a traer cola.áxima no fue nunca ni una gran alumna ni la más linda, pero tenía algo más importante: su carisma y su ambición de crecer y tener un lugar en la sociedad. Siáximafuera reina, estoy segura de que sería una alta ejecutiva de empresa, una mujer que iba a alcanzar su lugar en la vida.

V.: ¿Ahora qué está escribiendo?

S.F.:
la nueva edición, actualizada, deáxima. Una historia real", y después me gustaría ponerme a escribir algo de ficción, una novela o una obra de teatro, algo de eso. n





Bio



Barrio Norte,de Buenos Aires, 1975.



Estudios:
Colegio Highlands (primario), Santo Tomás (secundario, en Olivos), Periodismo en Taller, Escuela, Agencia (terciario) y actuación en la escuela de Augusto Fernández y en la de Pablo Ponce.



Trabajo: Editora de Entrecasa (de Jumbo y Disco), dueña de Big Story (agencia de contenidos para marcas), y escribe libros para terceros.



¿La Argentina tiene la clase alta que se merece?: "La que puede".



Un buen tuitero de la aristocracia: "No usan Twitter".

Dejá tu comentario