Los limones se suben al avión presidencial

Edición Impresa

Tucumán - El gobernador José Alperovich intentará colar en la agenda oficial del viaje a Estados Unidos, que realizará como miembro de la comitiva argentina encabezada por la presidente Cristina de Kirchner entre esta semana y la próxima, el tema de las trabas sanitarias que pone ese país a las exportaciones de limones.

«El viaje servirá para indagar por qué hoy no pueden ingresar nuestros limones a Estados Unidos, porque este país es muy liberal hacia afuera, pero hacia adentro imponen muchas barreras», afirmó el mandatario. Mientras el tucumano busca un hueco para mechar el tópico en el itinerario, la Presidente, además de participar de la Cumbre Global sobre Seguridad Nuclear que se realizará en Washington, se prepara para cenar con su par norteamericano, Barack Obama, y otros jefes de Estado que también fueron invitados especialmente.

Aunque apenas se dio a conocer la invitación de la Casa Rosada para el Gobierno tucumano no estaba prevista ninguna actividad particular o individual fuera del programa oficial, Alperovich decidió que podía ser una buena oportunidad para avanzar en las gestiones iniciadas por técnicos del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA) para poder abrir nuevamente el mercado de Estados Unidos, luego de que una sentencia de la Justicia del estado de California bloqueara en 2001 el ingreso de los cítricos tucumanos por razones sanitarias. Hoy por hoy, los principales destinos de los limones del distrito norteño, que generan anualmente más de 300 millones de dólares, son las naciones de la Unión Europea y del sudeste asiático.

«La prueba de las barreras que hay es que un juez ha dicho que por fallas en los limones (tucumanos) éstos no entran, pero tenemos que tratar de que esto no suceda en el futuro», indicó el mandatario y adelantó que también buscará «duplicar los vuelos comerciales con arándano tucumano» rumbo a Estados Unidos, porque se trata de una producción de contraestación que da mucho trabajo cuando terminan las zafras azucarera y citrícola. En línea con esa aspiración, el gobernador ya había señalado meses atrás que quería este año subir las cifras de las ventas al extranjero de arándanos. En 2009, Tucumán exportó al país norteamericano poco más de 2.500 toneladas de arándanos, lo que implicó un 50 por ciento más de lo previsto al comienzo de la campaña.

Dejá tu comentario