Los supermercados pidieron tarjeta (pero no exclusiva)

Edición Impresa

Esta semana los supermercados e hipermercados más importantes del país se reunirán para definir el lanzamiento y la modalidad de la nueva tarjeta de crédito exclusiva. Mientras tanto, desde el Gobierno aclaraban el fin de semana que la idea partió de los mismos comercios y no desde la inventiva del secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, o algún otro funcionario.

La propuesta de la tarjeta, aunque no en su modalidad de exclusiva, fue lanzada por los privados el viernes pasado ante Moreno, cuando éste les avisó que su "intención" es extender hasta mayo el congelamiento de precios actual, y con las mismas características que en los primeros dos meses del "acuerdo". Los super e hipermercados le dijeron al funcionario que para que esto pueda ser posible debe hablar con las principales compañías productoras de alimentos, bebidas y artículos de consumo masivo. Pero además plantearon el problema que según ellos presenta la imposibilidad de trabajar con las tarjetas de crédito y los bancos por las promociones que el Gobierno no deja publicitar. Protestaron además por las comisiones que cobran las tarjetas, que pueden llegar hasta un 3%.

Fue allí cuando Moreno propuso una tarjeta del Banco Nación, sin consultar a la entidad que maneja Juan Carlos Fábrega, la que cobraría el 1% de comisión y tendría promociones uniformes para todos los supermercados.

La promesa de los supermercados es que bajando las comisiones los márgenes de los privados podrían sostenerse y mantener el acuerdo al menos por dos meses más, hasta junio. Para ese mes, las paritarias ya deberían estar cerradas y, políticamente, la presión de las negociaciones por los aumentos salariales y la inflación no debería ser asfixiante.

Por su parte, el director de la Federación de Supermercados y Asociaciones Chinas, Miguel Calvete, dijo que la tarjeta de crédito estatal "será beneficiosa, siempre y cuando se generen menos costos que puedan trasladarse al consumidor". Calvete, sin embargo, se declaró en contra de que esta tarjeta sea la única y apuntó que "es imperioso que este nuevo medio de pago conviva con las tarjetas ya existentes porque no se puede obligar a los consumidores a abandonar las tarjetas que ya están en el mercado".

El representante de los súper chinos aseguró que "hoy los bancos cobran intereses y comisiones que son excesivos, con lo cual si se bajan realmente los intereses anuales y si se direcciona a los sectores de consumidores más vulnerables de la economía, como los jubilados, es una iniciativa interesante". Sin embargo, Calvete considera que "este proyecto aún deberá someterse a las reglas del mercado porque, si no se es cuidadoso, puede terminar siendo peor el remedio que la enfermedad, dado que actualmente existen muchos medios de pago que son utilizados por el 80% de los argentinos".

Calvete fue más duro respecto del congelamiento de precios acordado entre el Gobierno nacional y las principales cadenas de supermercados y afirmó que "sólo se logra confundir a los consumidores", porque "no existen valores de referencia".

En declaraciones radiales, el representante empresarial evaluó que los que están alcanzados por el acuerdo "son muchos productos y es imposible que el consumidor pueda controlar eso".

Dejá tu comentario