Más cerca que Chipre del default

Edición Impresa

El hábito de comparar la realidad argentina con las desgracias que sufren, simultáneamente, las economías europeas, podría arrojar malos resultados si se lo repite por estos días. Los inversores ya están considerando que el margen de maniobra que tiene el Gobierno para hacer frente a sus problemas de deuda es notablemente más acotado que el que tiene actualmente Chipre, el país que en estas semanas disparó el pánico en los mercados globales y ganó la tapa de los principales diarios económicos del exterior.
Ayer, a sólo dos días de que venza el plazo para presentar la propuesta de pago a los holdouts, un nuevo revés judicial para la Argentina volvió a incrementar el temor de los inversores frente a un eventual default soberano. A tal punto que ya puede considerarse que la preocupación del mercado en torno a la solvencia de la economía local ya es hasta tres veces mayor que la que tienen sobre Chipre. Este diagnóstico puede verse en los valores que mostraron ayer los Credit Default Swaps (CDS) de ambos países, es decir, el costo que hoy están dispuestos a pagar los inversores con tal de protegerse a un posible impago de las deudas de la Argentina y Chipre. En la agencia Reuters calculan que los inversores están considerando que hay una probabilidad del 66% de que la Argentina caiga en default en el plazo de doce meses; y del 82% en los próximos cinco años (para Bloomberg, en este caso, llega al 92%). Sobre Chipre, en cambio, estiman una probabilidad de default del 23% en doce meses y del 54,2% en cinco años. La diferencia se amplió ayer luego de que se conociera la mala noticia sobre en el litigio que mantiene la Argentina con los holdouts en Nueva York. El mercado ya descontaba que la Corte de Apelaciones rechazaría el pedido que se había hecho el Gobierno para que el plenario de 12 jueces revisara la sentencia del juez Thomas Griesa. Pero, aun así, los CDS a un año reaccionaron con una suba de 170 puntos básicos, que terminó por ubicarlos en las 7.647 unidades. Los que son a cinco años, en tanto, avanzaron 50 pb, hasta los 3.751. El riesgo-país también subió (2,5%) y quedó rozando los 1.300 puntos básicos. No hubo razones esta vez para echarle la culpa a un contexto global en el que Chipre mostró un riesgo estable: su CDS a cinco años se mantuvo en las 940 unidades. Con todo, aun con el último revés judicial, una buena parte del mercado considera que el desenlace parece abierto para la Argentina. Según los cálculos que hacen en Econométrica, esta pelea -que involucra u$s 1.330 millones impagos a los holdouts- sentará un precedente para toda la deuda en default, que suma u$s 11.180 millones de dólares (incluyendo los intereses). "Si la Cámara de Apelaciones de Nueva York se aferra a la demanda de pagar el 100 % de la deuda a los holdouts y rechaza una oferta que se limite al canje de 2010, el riesgo-país de la Argentina va aumentar y los bonos van a caer", razonan en la consultora.

Dejá tu comentario