Mensaje a Israel: Irán probó un misil y sembró alarma

Edición Impresa

Teherán y Washington - Irán experimentó ayer «con éxito» una versión actualizada del misil de largo alcance Sayil-2, con capacidad para golpear a Israel, informó la televisión estatal.

Medios locales dijeron que la prueba del misil, más poderoso que el Shahab-3, experimentado hasta ahora, resultó exitosa, ya que «logró impactar en su blanco».

La prueba de ayer se efectuó en un momento de creciente tensión entre Teherán y las potencias de Occidente, a raíz del programa nuclear iraní. De modo esperable, las reacciones de Estados Unidos y de Europa no se hicieron esperar.

La Casa Blanca dijo que la prueba no hace más que «acrecentar la preocupación y la determinación de la comunidad internacional» de considerar a Teherán «responsable de sus gestos de desafío».

«En momento en que la comunidad internacional ofrece a Irán la oportunidad de comenzar a construir confianza, sus pruebas misilísticas tienen el único propósito de minar la confianza sobre sus declaradas intenciones pacíficas», dijo el portavoz de la Casa Blanca, Mike Hammer.

Poco después, el Departamento de Estado señaló que «este tipo de experimento desmiente las afirmaciones de los dirigentes iraníes sobre fines pacíficos de sus acciones», según el portavoz Ian Kelly.

En Estados Unidos crece la presión para la imposición de nuevas sanciones a la teocracia de Teherán. La Cámara de Representantes aprobó el martes a la noche por abrumadora mayoría (412 votos a favor y 12 en contra) nuevas medidas de represalia contra Irán y las empresas que realizan negocios con su régimen. El Senado debe fijar ahora fecha para votar la medida.

El misil experimentado por Teherán tiene un alcance de 2.000 kilómetros, es decir, que el vector podría llegar a Israel y a numerosos países árabes. El desarrollo misilístico es una condición sine qua non para un plan nuclear militar, dado que provee los vectores capaces de llevar las cargas atómicas con precisión hasta su blanco.

Por su parte, el portavoz de la Cancillería francesa, Bernard Valero, expresó que la prueba misilística es «una pésima señal hacia la comunidad internacional».

El premier británico, Gordon Brown, afirmó que la prueba «justifica» nuevas sanciones, y Alemania también expresó su condena.

Para el ministro de Defensa iraní, Ahmad Vahidi, la prueba forma parte de «las actividades misilísticas estándar» de la República Islámica, que calificó de «estrictamente defensivas» y que «están al servicio de la paz y de la estabilidad en la región».

Si bien en reiteradas ocasiones Irán aseguró que su enriquecimiento de uranio tiene fines pacíficos, como la producción de electricidad, Estados Unidos e Israel sostienen que el régimen islamista está intentando desarrollar su capacidad para producir bombas nucleares. En ese sentido, siembran más dudas los recurrentes llamamientos del presidente Mahmud Ahmadineyad a destruir al Estado judío.

Agencias ANSA, Reuters, DPA y AFP

Dejá tu comentario