Mercado se centra en EE.UU., y la buena cosecha, en la región

Edición Impresa

El trigo en el mercado de Chicago sigue registrando bajas y ya se ubica en las cotizaciones que tenía hacia fines de julio del año anterior. Las recientes lluvias en el medio-oeste de Estados Unidos y en la región del sur de las planicies centrales mejoraron la perspectiva productiva del trigo de invierno, variedad que emergerá del estado de hibernación en que actualmente se encuentra en el curso de las próximas semanas.

De todos modos, subsisten varios focos de sequía en los estados de Nebraska y Texas que según los meteorólogos se revertirán en el corto plazo. También contribuye a la flojedad del mercado la perspectiva de una buena campaña en India, que volcaría alrededor de 7 millones de toneladas al mercado de exportación. Ante este escenario, es probable que los usuarios finales demanden sus necesidades de corto plazo en el mercado y posterguen nuevas compras hasta que las disponibilidades de la nueva cosecha se encuentren listas, a partir del próximo mes de julio. En esta temporada se espera también una buena demanda de trigo para uso forrajero, dada la estrecha relación entre los precios de este cultivo y los de maíz, tanto en Chicago como en Kansas.

El Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) reveló recientemente su informe de oferta y demanda global. El reporte no brinda ninguna novedad para la producción norteamericana, cuya cifra final de producción fue suministrada en el reporte del mes de enero.

En el contexto mundial, la producción de trigo alcanzó 655,5 millones de toneladas, un 0,3% por encima de lo informado en el mes de febrero, en tanto que los stocks finales se incrementan en un 0,9%, con una nueva proyección de 178,2 millones de toneladas.

Para maíz, el USDA prevé una producción total de 854 millones de toneladas, sin cambios en relación con el reporte del mes anterior, con existencias finales de 117,5 millones de toneladas, un 0,5% por debajo del mes pasado, como consecuencia de un crecimiento en el consumo proyectado.

En soja, y como consecuencia del recorte producido en este último informe en nuestro país, la producción global ascendería a los 268 millones de toneladas, un 0,6% por debajo del informe anterior. Las existencias finales crecen levemente, con una proyección de 60,2 millones de toneladas.

Para la Argentina, el USDA redujo su proyección de soja en 1,5 millón de toneladas, con una nueva estimación de 51,5 millones de toneladas que aún resulta elevada para la mayoría de los operadores locales. En maíz, el USDA recorta la proyección de nuestro país en 500 mil toneladas, ubicando la cosecha en 26,5 millones de toneladas, en tanto que la producción de trigo se mantuvo sin cambios en este informe, en 11 millones de toneladas.

La analista del mercado de soja de Jefferies Bache, Anne Frick, estima que este mercado ha reconocido un techo de u$s 550 por tonelada en Chicago, para la posición de entrega en el mes de mayo. El mercado se debate ahora entre la relativa escasez de mercadería en Estados Unidos y las buenas cosechas potenciales de nuestra región, además de una perspectiva productiva normal en la próxima campaña de Estados Unidos.

Frick piensa que en este entorno, el mercado mostrará señales de debilidad en la medida que nos aproximemos a la primavera boreal, momento en el que las disponibilidades sudamericanas se harán presentes en el mercado internacional, presionando las cotizaciones de la oleaginosa.

De todos modos, la especialista no ve movimientos significativos en el mercado en el corto plazo y piensa que la plaza permanecerá dentro del actual rango de precios entre cuatro y seis semanas más. El mercado también le está indicando a China que posponer compras puede ser una buena alternativa, en la medida que avanza la cosecha brasileña y comience la de nuestro país.

Frick sostiene que el contrato de mayo en el CME cuenta con un buen soporte en el área de u$s 492 y que el principal foco de atención del mercado en el período comprendido entre la segunda mitad de abril y junio será la siembra de la nueva campaña norteamericana.

Si el clima en Estados Unidos se tornase húmedo para aquel entonces el mercado se encontrará vulnerable a una corrección bajista, ante el efecto de una buena perspectiva de siembra y de productividad.

Sin sequía en Estados Unidos, la especialista visualiza precios flojos, con la posibilidad de observar cotizaciones de entre u$s 365 y u$s 344 para la posición de entrega en noviembre en el Chicago Mercantile Exchange, hacia los primeros días del mes de octubre de este año.

(*) Director de Panagrícola SA

Dejá tu comentario