No fue el debut esperado

Edición Impresa

¡Bienvenido a la realidad de River, Astrada!, el cartel no estaba colgado ni en la popular, ni en la platea pero merecía estarlo porque River volvió a dar una muestra de su desconcierto futbolístico e institucional y el Independiente de Gallego le dio una lección de fútbol.

La idea futbolística del «Jefe» fue 4-3-1-2, con salida por los costados y con Buonanotte como enganche para generar juego. Justamente el pequeño volante fue su mejor valor y

el único que pareció entender el momento del equipo, pidiendo todas, luchando todas y creando las pocas situaciones de gol.

Independiente fue práctico. Se puso en ventaja a los 10 minutos con un cabezazo de Darío Gandín en un corner de Mancuello y después retrasó sus líneas y se dedicó a tirar pelotazos cruzados. Así consiguió dos goles más, primero con Ignacio Piatti que le ganó la espalda a Coronel y después por Silvera, que aprovechó una distracción de toda la defensa. River luchó, pero cuando encontró los espacios se cruzó con la seguridad de Gabbarini y con la falta de puntería de un Fabbiani que volvió a decepcionar.

En el segundo tiempo Independiente le «perdonó la vida» haciendo circular la pelota para que pasarán los minutos ante la pasividad de un River que ni siquiera luchó y se entregó mansamente a su suerte. Independiente ahora quedó a un punto de los punteros Estudiantes y Vélez .

153 integrantes de la barra brava fueron detenidos al intentar ingresar a la cancha con banderas con mástiles y enfrentarse con la policía.

Dejá tu comentario