Para la sucesión, Russo o Sabella

Edición Impresa

Con las cartas echadas sobre la mesa, el tema del momento pasa a ser quién será el entrenador de la Selección argentina por los próximos cuatro años. Porque, si hay algo que debe reconocerse a la AFA, salvo los casos de Bielsa y de Basile, ambos por propia decisión, nunca se despidió a un hombre que estuviera al frente del equipo nacional de fútbol.

Con Diego fuera de competencia, la ronda de nombres comienza a copar absolutamente todas las conversaciones y reuniones. El clamor popular parece haber adoptado un nombre desde hace varios años cada vez que Argentina necesita un seleccionador: Carlos Bianchi. El «Virrey», alejado de los bancos de suplentes desde fines de 2005, cuando fue despedido de Atlético de Madrid, parece cada vez más alejado de la posibilidad de volver a entrenar (en los últimos dos mundiales fue comentarista televisivo) y parece poco probable que Julio Grondona salga de la relación tormentosa de Maradona para elegir a Bianchi, con quien ha tenido más de un desencuentro en los últimos años.

Sin el ex Vélez y Boca, parece no haber un candidato natural con peso propio, de ésos que vuelven indiscutible cualquier decisión. Aunque en la cabeza de Julio Grondona el nombre de Miguel Ángel Russo vuelve a estar presente como en 1994 (el elegido fue Passarella) o como en 2008, cuando el apellido de Maradona viró por completo la elección del actual técnico de Racing. Otro nombre que seduce es el de Alejandro Sabella, ayudante de campo los cuatro años de Passarella en la Selección y con su experiencia inicial como entrenador coronada con la Libertadores de 2009 en Estudiantes. Por juventud e historia con los colores nacionales, Diego Simeone sería una buena alternativa, pero en AFA no verían con agrado tener un DT con tan alta presencia mediática. Es definitiva, la lucha es de dos nombres: Russo-Sabella, ambos con un dato para nada menor en su carrera: fueron jugadores de Carlos Bilardo tanto en Estudiantes como en la Selección.

Dejá tu comentario