Paranoia PRO corta votos de tarifas pero PJ sostiene ventaja

Edición Impresa

• DISPUTA POR ORDEN DE TEMARIO EN EL SENADO
En modo milagro, el Gobierno aspira aunque sea modificar algún artículo durante la votación en particular y devolver el texto a Diputados.

Las múltiples operaciones -algunas, tóxicas- realizadas por Rogelio Frigerio y sus golosos voceros para quebrar la votación sobre tarifas que deberá realizar hoy el Senado tuvieron efecto. Sin embargo, la paranoia que aplicó Casa Rosada en los últimos cinco días no llegaba anoche a torcer la suerte del proyecto votado en Diputados y empujado por el PJ en la Cámara alta, que aún mantiene una ventaja difícil de descontar para Cambiemos. Veamos:

Con la carta del veto ya preparada en la galera, y tras los mareos que mostró en los últimos días Frigerio para negociar un acuerdo, Mauricio Macri tuvo que ponerse al hombro la disputa. El resultado de ello fue el lapidario mensaje emitido el lunes último junto al ministro de Producción, Francisco Cabrera. Allí, el Presidente pegoteó al justicialismo racional a las "locuras" de Cristina de Kirchner y su bancada chavista.

El desconcierto se acrecentó ayer cuando el jefe de Gabinete, Marcos Peña, bajó el tono del mensaje del jefe de Estado y convocó a una salida negociada para el pésimo proyecto que discute el Senado. De hecho, el Congreso ni siquiera tendría que discutir este tema. Mientras Peña abría un juego conciliador, el jerarca justicialista en la Cámara alta, Miguel Pichetto, recibía a Frigerio.

Tras el fracaso del ministro del Interior para frenar la iniciativa e iniciar una salida dialogada, Frigerio y Macri convocaron a Casa Rosada a senadores del interbloque Federal. Ya se sabían los votos en contra -del proyecto que empuja el PJ- de Lucila Crexell (MPN-Neuquén), Juan Carlos Romero y Cristina Fiore (Salta), y del santafesino Carlos Reutemann (Santa Fe). Durante el convite, quien pareció cambiar de opinión fue el gremialista petrolero Guillermo Pereyra (Neuquén), con quien el jefe de Estado mantiene un fuerte vínculo y con quien habla seguido por los emprendimientos en Vaca Muerta.

"Seguramente va a haber carpetazos, como me ocurrió tras el voto en rechazo a la Reforma Previsional y a los 15 días tuvimos un allanamiento en el sindicato. Pero no pasa nada, que tiren todas las carpetas sobre mi cabeza que no voy a cambiar la postura por la cual el pueblo de Neuquén me eligió". Estas palabras las dijo el martes pasado el titular del Sindicato de Petróleo y Gas Privado de Río Negro, Neuquén y La Pampa, Guillermo Pereyra. Curioso.

De todas maneras, el justicialismo convocó a su interbloque "Argentina Federal" y en una reunión realizada durante la tarde de ayer plumeó una hoja con al menos 37 votos. Es decir, lo justo y necesario para el quórum y sancionar el proyecto. De allí en más, el panorama es abierto: podrían sumarse dos legisladores como máximo que aún dudaban -no fueron muy sencillos al explicar su postura- y, como mucho, podría bajarse alguno.

Para el último caso, y si los bloques opositores no consiguen 37 senadores sentados -algo difícil de visualizar anoche, según confiaron incluso desde el oficialismo a Ámbito Financiero-, Cambiemos ni siquiera podrá arriesgarse a no dar quórum al inicio de la sesión o al momento de realizarse la votación, ya que legisladoras como Crexell o Fiore estarán en el recinto pese a acompañar la postura contraria al proyecto.

Las últimas esperanzas de Casa Rosada -además de insistir con Santiago del Estero- estarán centradas en aceptar una victoria opositora en la votación en general, para luego ir a la particular y lograr el milagro de cambiar un artículo. En caso de hacerlo, el texto volverá a Diputados en segunda revisión. Para esta opción, las miradas apuntaban anoche a los justicialistas Dalmacio Mera (Catamarca), Guillermo Snopek (Jujuy) y Carlos Espínola (Corrientes).

Pese a tener dos pedidos de sesión especial con temarios distintos -para las 14-, la presidencia del Senado los juntó y dejó la discusión de tarifas para el final, una jugada discutida desde el reglamento. Nadie de la oposición pretende esa postura, que será definida en la reunión de Labor Parlamentaria que comenzará a las 11,

Detrás de todo este irracional debate sobre tarifas, jerarcas del PRO irradiaban furia por cómo se manejó el "ala política" que vende Frigerio ante esta pequeña trifulca. En unos meses, el Ejecutivo enviará el Presupuesto 2019: esa ley de gastos para el año próximo tendrá la supervisión del Fondo Monetario Internacional. A partir de allí, el ministro del Interior irá a hablar con el PJ y gobernadores a los que araña desde hace meses.

Dejá tu comentario