Parlasur: 43 "cancillerías", un botín preciado en 2011

Edición Impresa

• Si se aprueba ley, se vota en octubre de 2011.
• Distrito único y «superboleta».
• El pedido de Cristina

Son 43 bancas. Con mandatos de cuatro años, sueldo diplomático y estadía, temporal, en Montevideo. Serán, para el circuito de la política, uno de los botines más deseados de la elección de 2011. Y ya se palpita la batalla por repartirse esas 43 «cancillerías».

Cristina de Kirchner transmitió su deseo de que, en la primera parte del próximo período legislativo, se termine de aprobar la ley, imprescindible, para que en paralelo a la presidencial, el 23 de octubre próximo, se elijan los 43 parlamentarios del Mercosur.

Dos proyectos, uno en Senado -con dictamen de comisión- y otro en Diputados, avanzan para «organizar» los comicios cuya confección fue, hasta ahora, engorrosa. Previa consulta a la Justicia electoral y observación de otros parlamentos regionales, se bosquejó un mecanismo.

El modelo, que deberá votar el Congreso, establece una serie de pautas. A saber:

  • Se votará como distrito único. Es decir: habrá una sola boleta para todo el país, como ocurre con la presidencial, por lo que en Buenos Aires, Formosa y Chubut, la nómina de candidatos será exactamente la misma.

  • Por eso, para garantizar la representatividad territorial, se establece que los primeros 24 deberá ser ocupados por representantes de cada uno de los 24 distritos en que está distribuido el país.

  • En simultáneo, se aplicará un esquema de división regional -el mapeo será en seis regiones: Capital; Buenos Aires, Cuyo, Patagonia, NOA, NEA y Centro- que también fijará la distribución con un mecanismo similar al de los distritos: entre los primeros seis deberán estar incluidos referentes de cada una de las regiones.

  • Por otro lado, habrá como a nivel local un cupo femenino y se incorporó también un cupo para representantes de etnias originarias. Esas dos condiciones se deberán combinar con el resto de las disposiciones para la integración.

    Ese mix será, en 2011, otro factor de disputa dentro de los partidos. Y no sólo por las prioridades, sino también porque el año próximo -en la medida en que se apruebe la ley- sólo asumirán sus bancas 18, mientras que otros ocho lo harán en 2013, por lo que la pulseada se concentrará en el pelotón con «banca asegurada».

    Los demás ingresarán en 2013 -fecha en la que Brasil y Uruguay tienen previsto votar sus parlamentarios del Mercosur, mientras Paraguay ya lo hizo-, y la ristra se completará a partir de 2016. Un detalle: se renovarán íntegramente en cada elección presidencial.

    Recién entonces, se alcanzará el número definitivo de 75 bancas para Brasil, 43 para la Argentina y 18 para Uruguay y Paraguay. Ese reparto, que llevó años de debate, se sostiene sobre una premisa: que Brasil, por sí mismo, no tenga quórum y deba, necesariamente, negociar con los demás miembros.

    Sin embargo, en el Parlasur, ya se han registrado empatías si se quiere ideológicas como la que estableció, hasta ahora, el Frente para la Victoria (FpV) con el PT brasileño.

    Está en suspenso, en tanto, el caso Venezuela, porque el Parlamento paraguayo se resiste a aprobar la incorporación del Estado bolivariano.

    Ayer, en Uruguay, luego de un homenaje a Néstor Kirchner, se acordó potenciar el reclamo sobre Paraguay para que defina ese expediente: en pocos días, se verán en Foz de Iguazú, donde se hará el traspaso de la pro témpore del Mercosur de Brasil y Paraguay, y se volverá a insistir sobre ese punto.

    En la cumbre de Montevideo, ayer, la delegación argentina incluyó a José Pampuro, que ocupa la presidencia rotativa del Parlasur por la Argentina; Mariano West, que preside la delegación local; los «federales» Ramón Puerta y Adolfo Rodríguez Saá, el radical Oscar Castillo y el socialista Rubén Giustiniani, entre otros.

    Esa concurrencia sugiere que existe voluntad de los partidos mayoritarios por aprobar, en la primera mitad de 2011, la norma para votar en octubre. El sistema Dhont garantizará, además, que los grupos con algún despliegue puedan quedarse con alguna banca.

    De todos modos, como se proyecta un año legislativo agitado, agudizado por la disputa de la elección presidencial, no hay certezas respecto de que finalmente el proyecto que organiza el esquema de elección de los parlamentarios del Mercosur se apruebe.

    Superado, eventualmente, ese escollo, llegarán otros porque para el «tramo» de la boleta de los legisladores del Mercosur también regirá el esquema de primarias.


  • Con eso, se complicará un poco más ese proceso: si se incluye Parlasur, la lista del 23 de octubre en ocho provincias tendrá siete tramos: presidente, parlamentarios Mercosur, senadores, diputados nacionales, gobernador, legisladores provinciales e intendente con concejales y consejeros escolares. Ésa será, en rigor, una «superboleta».

    Dejá tu comentario