Piden citar a empresario agrícola por Venezuela

Edición Impresa

La Fiscalía que impulsa la investigación sobre las supuestas irregularidades en el convenio bilateral entre la Argentina y Venezuela que dio origen al fideicomiso de u$s 90 millones solicitó ayer que se citara como testigo al presidente de la Cámara Argentina de Fabricantes de Maquinaria Agrícola (CAFMA), José María Alustiza.

El pedido se relaciona con una nueva línea de la pesquisa vinculada a varias denuncias de industriales de maquinaria agrícola sobre el presunto cobro de sobreprecios de entre el 15% y el 25% por parte de las empresas Madero Trading SA (con sede en Puerto Madero) y Palmat (con sede en Miami), que actuaron como intermediarias de la venta de maquinaria agrícola al Gobierno de Hugo Chávez. Esas acusaciones fueron investigadas por el ex defensor del pueblo Eduardo Mondino, en un expediente que ya fue pedido por el juzgado de Julián Ercolini, a cargo del caso.

CAFMA fue la entidad que estuvo en un principio a cargo de coordinar esas exportaciones, sin intervenir directamente en la venta de las maquinarias. Alustiza aseguró ayer a este diario que, de ser citado, se presentará ante la Justicia y aportará toda la documentación relacionada con esta operación, como lo habían hecho con la Defensoría del Pueblo.

El titular de CAFMA señaló, además, que, según había evaluado en ese momento y habían consentido voluntariamente los industriales que agrupa la entidad, los precios que cobraron Madero Trading y Palmat por gestionar la exportación de maquinarias «son los que cobra cualquier concesionaria que realiza este tipo de trabajo».

«Tenemos todo documentado y ya lo presentamos una vez ante la Defensoría del Pueblo. Madero Trading y Palmat cumplieron con sus contratos y ofrecieron los servicios que habían prometido, en lo que a nosotros respecta», Alustiza también resaltó que la relación entre los industriales y estos dos intermediarios era directa. CAFMA sólo cobró una comisión del 1% por las gestiones.

En este punto, agregó que se habían contratado los servicios de Madero Trading y de Palmat porque eran las dos empresas que ofrecían el cobro más bajo de comisiones, en relación con otras concesionarias de este campo, y que antes de contratarlas se las había investigado bien. «Madero Trading era una empresa importante a nivel internacional, no era una empresa fantasma. Ahora, yo no puedo decir cómo administraba después la firma el dinero de la comisión», señaló Alustiza y subrayó que «ni el Gobierno venezolano ni el argentino nos pidieron un solo peso, ni a la Cámara ni a los industriales».

El juez Ercolini definirá en estos días las medidas impulsadas ayer por el fiscal Gerardo Pollicita, quien además promueve un pedido de informe a la Inspección General de Justicia (IGJ) sobre cómo es la composición accionaria de la firma Madero Trading SA.

También se solicitaron las declaraciones testimoniales de Mondino y del ex agregado comercial en Venezuela, Alberto Álvarez Tufillo, que ya fueron ordenadas por el magistrado, pero todavía no tienen fecha fijada. Se podría citar, además, al senador opositor Luis Juez, quien el lunes pasado aseguró que un empresario de Córdoba se había referido al supuesto pedido de coimas por parte de funcionarios argentinos para realizar negocios con Venezuela, aunque es más probable que se cite al empresario que habría hecho estas afirmaciones, José López, titular de la fábrica de tractores Tauny.

Esta línea de la causa -que abarca varios expedientes y que acusa a Néstor Kirchner, Julio De Vido, Ricardo Jaime y Claudio Uberti, entre otros, de presunta asociación ilícita- tomó un fuerte envión la semana pasada, a raíz de la declaración testimonial de Eduardo Sadous. El ex embajador argentino en Caracas aseguró en su testimonio que varios empresarios venezolanos habían acusado a funcionarios argentinos de supuestos pedidos de coimas para participar del fideicomiso de u$s 90 millones creado entre ambos Gobiernos.

Por el momento, la pesquisa apunta a Uberti, ex titular del Órgano de Control de Concesiones Viales, señalado como el supuesto responsable de una «diplomacia paralela» entre los dos países, que ya generó varios escándalos como el del valijero, Guido Antonini Wilson.

Dejá tu comentario