PJ aísla a La Cámpora y perfila armado territorial post Cristina

Edición Impresa

• FRACTURA DE BLOQUE DE PBA, ALINEA A INTENDENTES Y LEGISLADORES.
• LA INTERNA DE "LOS PIBES" Y LA POSICIÓN DE MÁXIMO K.

El peronismo ejecutó ayer una maniobra que termina de aislar a La Cámpora y, por derivación, pone a germinar el esquema de un PJ post-K. Casi 20 diputados bonaerenses del FpV armaron un bloque que excluye a la agrupación emblema de Cristina de Kirchner y comanda su hijo Máximo.

La fractura del bloque de la provincia, que se precipitó con la renuncia del neocamporista José Ottavis (y aportó en el anecdotario de bizarrías políticas una reunión adornada de puteadas y manotazos) cristaliza una división que prologó el Senado bonaerense y evidenció la irrupción de un scrum de intendentes con juego propio.

Desde ayer, aunque el bloque bonaerense se presentaría el lunes, el peronismo bonaerense termina de despegarse de La Cámpora, toma distancia explícita de Cristina y se anima a mapear un bloque de poder que engloba a más de 10 intendentes, casi 20 diputados y 8 senadores, todos bonaerenses.

Post 22-N, cuando el FpV empezó a deshilacharse tras la derrota, la aparición todavía frágil de ese esquema que al territorio con lo legislativo, se traduce en un ensayo de realineamiento y reconstrucción. El primer y por ahora único mandamiento de ese armado parece ser dejar a La Cámpora fuera de la foto aunque incorpora a sectores K enfrentados con "los pibes".

Mix

Se trata, como en toda juntada peronista, de un mix: en el bloque se amontonan randazzistas como Marcelo Feliú y Andrés Quinteros, sciolistas como "Manino" Iriart, territoriales, dirigentes del Movimiento Evita como Fernando "Chino" Navarro y Patricia Cubría, el sindicalista Hernán Doval, territoriales como Eva Ramírez, Mariano San Pedro y Valeria Amendolara, Alicia Sánchez (mujer de Luis D'Elía), el expresidente de la Cámara Horacio González, la matancera Liliana Pintos y, entre otros, hasta un vecinalista como Ricardo Móccero. Walter Abarca, exsecretario privado de Néstor Kirchner, se proyecta en las primeras charlas como el potencial jefe de ese bloque.

Enfrente quedan los diputados de La Cámpora acompañados por, entre otros, los exintendentes Aníbal Regueiro y Juan José Mussi. Este último fue propuesto por La Cámpora, anteayer, para suceder a Ottavis pero no juntó los votos. El grupo de Los Oktubres, que integran entre otros los intendentes "Paco" Durañona (Areco) y Patricio Mussi (Berazategui), salió a defender la postulación del diputado.

De ese modo, se produce una ruptura de pertenencias donde los más K quedan en su propia bancada que aparece, aunque no parece que pueda derivar en una ruptura abierta, con sus propias crisis. César Valicenti, diputado que reporta a Andrés "Cuervo" Larroque intervino en un juego de pinzas con Abarca y Santiago Révora, primo de Eduardo "Wado" de Pedro, para emboscar a Ottavis que retenía, para La Cámpora, la única jefatura legislativa. El ottavismo agitó en estos días esa factura que vinculan al romance con la vedette Victoria Xipolitakis pero que, en verdad, expresa algo más hondo: hace largo tiempo, las batallas en el buró camporista son ásperas.

De hecho, hasta hace tres meses, Larroque y Ottavis se habían asociado contra De Pedro a quien, con razón, le atribuían ser el pro sciolista en la mesa chica. Cosas que pasan: hace unas semanas, el excandidato presidencial recibió en La Ñata, su quinta en Tigre, a Máximo K, "Cuervo" y "Wado". Esos acercamientos y los periódicos llamados de Cristina a Scioli explican la postura pública del exgobernador sobre, por ejemplo, el acuerdo con los buitres en que se manifestó en contra y llegó a pedir que la votación sea nominal para que queden expuestos los que avalen el acuerdo pedido por Mauricio Macri.

Trifecta

El desgajamiento empezó, en diciembre pasado, en el Senado provincial, cuando un armado entre Patricio García, ligado a Julián Domínguez, el randazzista Norberto García, el merlense Alejandro Urdapilleta y Daniel Barrera, que reporta a Fernando Espinoza, rompió con el armado de La Cámpora con un ultra-K como Sergio Berni. Luego, en medio de la discusión del presupuesto enviado por María Eugenia Vidal, ganó cuerpo y presencia el grupo de intendentes que coordinan Gabriel Katopodis (San Martín), Martín Insaurralde (Lomas), Mariano Cascallares (Brown) y Juan Zabaleta (Hurlingham), entre otros.

Aquellas divisiones anticiparon lo que ocurrió en Diputados y que perfila la conformación de un núcleo con tres terminales: el grupo de intendentes, el bloque PJ del Senado y el que se armó ayer en la Cámara de Diputados bonaerense. Esa trifecta opera, en estos primeros sacudones, como la matriz sobre la que se empieza a construir un peronismo post K.

Dejá tu comentario