Plan canje de Macri: edificios históricos por oficinas nuevas

Edición Impresa

Mauricio Macri no dejó pasar una semana de los comicios y comenzó a enviar a la Legislatura porteña los proyectos que cree tendrán dificultades de ser sancionados tras la renovación de diciembre próximo, como producto de las urnas. Si bien el oficialismo porteño conserva el mismo número de diputados y la mayoría en el recinto, no le alcanza para el quórum propio, y además, Macri sabe que la carrera por su sucesión está lanzada y deberá confrontar con una oposición más rígida de lo que ahora tiene.

Con esa ansiedad, el viernes pasado entregó a los legisladores un polémico proyecto de ley por el cual busca dar en concesión por 30 años 15 inmuebles donde actualmente funcionan oficinas de la administración porteña. Quiere, con esa licitación, impulsar la construcción de su pretencioso proyecto de un «Centro Cívico del Siglo XXI», que tiene previsto trasladar a la zona de Barracas, donde están los neurosiquiátricos Borda y Moyano, las dependencias más importantes de la Ciudad, entre ellas la propia sede del Gobierno porteño.

Pero, la iniciativa legislativa parece poco pulida para tanto. Es que no está aún especificado qué tipo de construcciones se harán en Barracas, por ejemplo. En cambio, se propone que los diputados aprueben la ley que le dejaría al jefe de Gobierno licitar la concesión treintañal de edificios a cambio de la construcción del centro cívico o como parte de pago. Tampoco se dice cuántas empresas serían beneficiadas por la operatoria ni se habla de plazo. Por esas cuestiones la oposición, ya con el borrador en la mano, le negará los votos, al menos el kirchnerismo y la bancada de Aníbal Ibarra, que ya anticiparon su negativa al proyecto que consideran «otro emprendimiento inmobiliario».

Entre los edificios que Macri quiere alquilar para tener fondos para el otro proyecto están el ex Mercado del Plata, sobre la avenida Carlos Pellegrini, a metros del Obelisco. Se lo conoce así porque originalmente constituyó el primer mercado construido por empresarios, un lugar de intercambio en la Ciudad que fue reemplazado con una nueva construcción que se inauguró en 1962 y se lo considera como un ejemplo de la arquitectura moderna, que además cuenta en su interior con murales cerámicos realizados por Juan Antonio Vázquez. Otro inmueble está ubicado sobre la avenida Paseo Colón al 200 y funciona allí, actualmente, el Ministerio de Educación, como también sería alquilado el edificio de Carlos Pellegrini 313, donde funciona la sede de Salud. Forma parte del paquete por concesionar -si la ley se aprueba- también el edificio donde funciona la Secretaría de Rentas de la Ciudad de Buenos Aires, como a la vez dependencias de la calle Uruguay, a metros de los Tribunales, donde están las oficinas de la Procuración porteña, es decir, los abogados que defienden al Gobierno, que serían trasladados a Barracas si el pomposo proyecto se concreta.

La iniciativa presentada por Macri pide que se autorice «el llamado a licitación pública, por parte del Poder Ejecutivo, para concesionar por el término de hasta 30 años los inmuebles del dominio público y privado del Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires» que se detallan en un anexo y son 15.

Explica, además, que el proyecto «se enmarca en la política de alcanzar la concreción de metas y objetivos compartidos y anhelados por los ciudadanos porteños en su conjunto y que históricamente se han visto demorados y postergados»; según el Gobierno porteño, muchos de esos edificios requieren inversiones para su puesta en valor por encontrarse deteriorados y justifica la propuesta dando cuenta sobre que la Ciudad no tiene un centro cívico y que además los «recursos presupuestarios son insuficientes para encarar la concreción efectiva de importantes proyectos estratégicos de inversión en infraestructura». De esa manera, el proyecto de ley busca que se autorice el llamado a licitación pública por parte del Poder Ejecutivo para concesionar los inmuebles y estipula que «el canon a cargo del concesionario en concepto de contraprestación será aplicado, en forma exclusiva e irrevocable, a la construcción de los edificios del Centro Cívico» y que la «contraprestación podrá ser en dinero o en especie a través de la construcción de todo o parte del Centro Cívico».

Finalmente, Macri se reserva, en el cuarto y último artículo del proyecto de ley, la reglamentación de la norma y «las condiciones que regirán el llamado a licitación pública de la concesión».

Dejá tu comentario