Por amenazas, detienen a concejal FR y a esposa de un dirigente gremial

Edición Impresa

Según los investigadores, los celulares habrían sido usados por los hijos -adolescentes- de los detenidos. Ayer tres intendentes analizaron escenario con fiscal general de Morón, Federico Nieva Woodgate.

La Policía Bonaerense detuvo en la ciudad de Junín a un concejal del Frente Renovador y a la esposa de un dirigente del gremio municipal local, acusados del presunto despliegue de amenazas telefónicas de bomba a colegios.

Se trata de Claudio Martínez, de 42 años, quien fue detenido tras denuncias de estudiantes de Junín, por lo que el Juzgado de Primera Instancia de ese distrito abrió un expediente para investigar el caso como presunta intimidación pública.

Junto al edil también detuvieron a Marcela Giordano (50), esposa de un delegado del gremio municipal local, cercano al concejal involucrado.

En el caso del concejal, trascendió que el celular en cuestión habría sido usado por un hijo de 13 años, en tanto que el de la mujer habría sido utilizado por una hija de 16 años.

"Suponemos que las falsas denuncias fueron realizadas por los menores, pero la Justicia determinó que por ahora se detenga a los titulares de esas líneas", dijo un investigador.

La escalada de amenazas golpea a distintos puntos de la provincia, y el miércoles derivó en evacuaciones en las municipalidades de La Plata, Mar del Plata, Morón y Almirante Brown, además de decenas de escuelas.

Para analizar el preocupante escenario, ayer mantuvieron un encuentro con el Fiscal General de Morón, Federico Nieva Woodgate, los intendentes peronistas de Merlo, Gustavo Menéndez; de Hurlingham, Juan Zabaleta; y de Ituzaingó, Alberto Descalzo. Por cuestiones de agenda, no fue de la partida su par de Morón, Ramiro Tagliaferro (Cambiemos).

Allí Nieva Woodgate reveló que ya fue identificado en Morón que "hubo llamadas de un teléfono de un chico de 13 años".

"Solicitamos el apoyo tecnológico del Ministerio de Seguridad de la Provincia", dijo Menéndez. "Creemos que hay algún servicio especial que está trabajando en esto, que busca darle temor a la población", afirmó Descalzo.

En el caso de Junín, tomó intervención el Juzgado Federal número 1 de y la Fiscalía Federal Única, ambas del mismo departamento judicial. Durante el procedimiento fueron secuestrados dos teléfonos celulares, desde donde se habrían realizado los llamados intimidatorios.

En los últimos 35 días se registraron en la línea de emergencia 911 de la Policía de la Provincia de Buenos Aires casi 1.000 llamados con amenazas telefónicas de bombas en diversos establecimientos de distintos puntos del territorio bonaerense.

Para dar con los acusados, los efectivos desplegaron análisis tecnológicos para determinar la identidad de los usuarios y titulares de la líneas utilizadas para realizar los llamados amenazantes a las escuelas de Junín.

Tras esa etapa se desarrollaron cuatro allanamientos a distintos domicilios por disposición de la Justicia Federal, donde secuestraron dos celulares Samsumg, para luego efectivizar la detención de sus titulares.

Dejá tu comentario