28 de octubre 2009 - 00:00

Por espía, Macri denunció trabas a Policía porteña

Mauricio Macri, ayer durante el cierre de la jornada de encuentro de promotores de cambio que se realizó en el Teatro General San Martín.
Mauricio Macri, ayer durante el cierre de la jornada de encuentro de promotores de cambio que se realizó en el Teatro General San Martín.
El Gobierno porteño presentó ayer una denuncia judicial por el supuesto «boicot» al debut de la Policía Metropolitana, del que acusa al Gobierno nacional, en un escrito en el que además solicita el allanamiento de oficinas de la Policía Federal y del Ministerio de Justicia de la Nación.

La presentación, que ya había anunciado Mauricio Macri, no está directamente relacionada con el espía Ciro James, actualmente detenido. El sospechoso fue procesado por el juez Norberto Oyarbide el lunes pasado, acusado de realizar escuchas ilegalmente y reportaba tanto al Ministerio de Educación porteño como asesor, como a la Policía Federal, donde era civil auxiliar en el área de Inteligencia.

Macri sostiene que James fue infiltrado por el Gobierno nacional y había anunciado una denuncia en ese sentido, pero no se mencionó así en la presentación.

El procurador de la Ciudad, Pablo Tonelli, elevó el escrito que recayó en el juzgado de Daniel Rafecas.

Allí, el abogado considera que los hechos que enumera podrían constituir «delitos de falsedad ideológica de documento público y violación de los deberes de funcionario público». Se refiere entonces a la creación de la Policía Metropolitana y asegura que los agentes de la Federal que ingresaron a la Policía local fueron sumariados por la fuerza nacional. Para acumular más datos sobre el supuesto boicot, el Gobierno porteño da cuenta de la falta de respuesta de distintos organismos oficiales con respecto al trámite de equipamiento para la seguridad porteña y de la presunta negativa de funcionarios a mantener reuniones con el propósito de organizar la Policía de la Ciudad.

«Desde el Gobierno nacional se implementó una sistemática política de falta de cooperación en todas las oficinas públicas nacionales que necesariamente debían coordinar su trabajo con la Policía Metropolitana», sostiene la presentación.

Luego asegura que habría trabas para el ingreso de armamento, y finalmente Tonelli concluye en «la existencia de un operativo del Gobierno nacional en perjuicio» de la Ciudad «para impedir la puesta en funcionamiento de la Policía Metropolitana». Es allí donde señala que «esta operación se ha patentizado con la investigación de la conducta de Ciro Gerardo James» y recuerda que el procesado revistó como «auxiliar 4º de Inteligencia» de la Federal «hasta el 1 de setiembre de 2009, trabajando paralelamente, y durante más de un año, en el Ministerio de Educación» y comienza con críticas a Oyarbide por la manera de encarar la causa. Para terminar, el Gobierno porteño solicita los allanamientos y que se le requiera «al ministro de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos de la Nación, Julio Alak, que informe la cantidad de personal de inteligencia que se desempeña en cualquier dependencia del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires», entre otras peticiones.

Dejá tu comentario