Primarias: la defensa K fue atacar a opositores

Edición Impresa

«Las primarias se llevarán a cabo». La frase se convirtió en una letanía diaria para Florencio Randazzo: repetir, como un mantra, que el 14 de agosto se votará a pesar de las críticas opositoras y las múltiples observaciones judiciales sobre el comicio.

Ayer volvió a hacerlo en un intento por desactivar las sospechas y las versiones. Dijo en público lo que Cristina de Kirchner expresó, el lunes, ante unos 30 candidatos K, durante una cumbre -contada ayer por este diario- en la que incentivó a hacer campaña para la primaria.

Randazzo, ministro del Interior, área del que se motorizó la reforma política y es el responsable de la elección -en aquello que no compete a la Justicia electoral, a cargo de la logística- recurrió a una milenaria táctica china: defender con un contraataque.

El funcionario parceló las quejas y las respondió con críticas personalizadas: a Eduardo Duhalde, por caso, le imputó querer que se suspenda la primaria; y a Francisco de Narváez, oponerse al régimen de publicidad centralizada, porque no puede llevar adelante una «campaña obscena».

Evitó, sin embargo, precisiones sobre el que es, quizá, el rasgo más incierto de la elección: la concurrencia. En dos ocasiones se lo consultó sobre el nivel de participación, y evadió un dictamen. En Gobierno, en base a sondeos, hablan del 50% del padrón.

Ayer, rodeado de sus funcionarios -entre ellos el director nacional electoral, Alejandro Tullio-, Randazzo insistió con que no existe «ninguna posibilidad» de que no se hagan las primarias y ensayó respuestas a cada una de las críticas de la oposición. Veamos:

  • Recordó que las primarias son obligatorias para los partidos y para los votantes, y que están establecidas por una ley votada en diciembre de 2009 por el Congreso nacional, luego del diálogo político que convocó Cristina de Kirchner, a días de la derrota del FpV en las elecciones del 28 de junio.

  • Sobre las versiones de suspensión, sostuvo que son motorizadas por «viejos dirigentes». «Hay que entender -precisó- que estamos frente a un cambio cultural muy importante en materia electoral, y hay una vieja política que aún se resiste».

  • Al respecto, en relación con un fallo del juez César Melazo, que dispuso la suspensión del calendario electoral hasta que se acepten 53 listas del duhaldismo que fueron objetadas por la Justicia, Randazzo consideró que ese magistrado no tiene competencia y por lo tanto su accionar no altera el desarrollo de la elección. «¿Usted sabe quién presentó el amparo? Duhalde que, por otro lado, después dice que tiene información de la Justicia según la cual el Gobierno presiona para que la primaria no se haga». Buscó, de esa manera, explicitar la contradicción del expresidente, y candidato al mismo cargo, respecto de las primarias.

  • El otro punto, trascendente, fue la discusión por la publicidad. Hubo, en estos días, críticas de los partidos opositores sobre la distribución de los espacios en medios audiovisuales. El cuestionamiento más intenso provino de UDESO, el frente que une a Ricardo Alfonsín con De Narváez. Tras explicar la ecuación de distribución de los minutos de publicidad -el 50% en partes iguales entre todos los partidos que compiten; el otro 50%, proporcionalmente por la cantidad de votos que obtuvo ese partido en la última elección- y puntualizar que ese sistema establece una mayor «equidad» entre los partidos, atribuyó las quejas de De Narváez a que la prohibición de contratar publicidad privada le impide llevar adelante una campaña «obscena» como la que hizo en 2009.

  • El punto final tuvo que ver con la prohibición de los actos de Gobierno, a partir del 30 de julio, y hasta el 12 de agosto. En esos días, dijo Randazzo, no podrán difundirse spot ni realizarse actos de Gobierno que puedan interpretarse como publicidad electoral. Eso incluiría, de hecho, la prohibición de cadena nacional durante dos semanas. Sin embargo, es una zona oscura respecto de qué puede considerarse acto de Gobierno y qué publicidad electoral. El ministro citó, incluso, lo que el apoderado de UDESO manifestó por escrito tras una reunión organizativa sobre el esquema publicitario en la que, según indicó, expresó la conformidad del partido que representa.
  • Dejá tu comentario