Profundiza Evo la oleada de estatizaciones

Edición Impresa

La Paz - El Gobierno de Evo Morales decretó ayer la nacionalización de una pequeña fundidora de antimonio situada en la región boliviana de Oruro (Oeste), que era administrada por una filial de la multinacional suiza Glencore.

El ministro de la Presidencia, Óscar Coca, informó ayer en rueda de prensa que se ha emitido un decreto que dispone la reversión al Estado de la Empresa Metalúrgica Vinto-Antimonio (EMV), tras haber comprobado que la planta ha dejado de operar en los últimos años.

«En razón de que esa planta no ha estado cumpliendo» con sus operaciones, «a partir de ahora se revierte al dominio del Estado la planta de Vinto-Antimonio», dijo Coca.

Agregó que se ha verificado que no se han realizado inversiones en la planta y que, por el contrario, está «en proceso de desmantelamiento», lo que contradice la política del Gobierno de promover la industrialización de los recursos naturales.

Precisó que el ministro de Minería, José Pimentel, se trasladó a Oruro para cumplir con los trámites legales que permitan a la estatal Empresa Metalúrgica Vinto (EMV) asumir «de inmediato» el control administrativo, técnico, jurídico y financiero de Vinto-Antimonio.

El 9 de febrero de 2007 Morales había decidido la expropiación de la EMV, que también estaba en manos de Glencore, que ha reclamado una compensación por sus inversiones.

Con Vinto-Antimonio ya suman 13 las empresas nacionalizadas desde 2006 por el Gobierno de Morales, que el sábado, 1 de mayo, asumió el control en tres generadoras eléctricas participadas por socios extranjeros y de una cooperativa local de distribución de energía.

Las sociedades nacionalizadas el sábado por Morales son Corani, participada en un 50% por Ecoenergy International, subsidiaria de la francesa GDF Suez; Guaracachi, cuya socia principal es la británica Rurelec PLC; y Valle Hermoso, donde la mitad de las acciones pertenecen a The Bolivian Generating Group, de la empresa Panamerican de Bolivia. La cooperativa boliviana nacionalizada es la Empresa de Luz y Fuerza de Cochabamba (ELFEC).

Con respecto a esta ola nacionalizadora, la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB), la principal patronal del país, señaló en un comunicado que las decisiones generan «una imagen no apropiada para el clima de negocios».

Agencias EFE y AFP

Dejá tu comentario