13 de noviembre 2014 - 00:00

Reforma: fijan sorteo de fiscales en causas clave

Alejandra Gils Carbó y Ricardo Lorenzetti
Alejandra Gils Carbó y Ricardo Lorenzetti
El proyecto de reforma del Código Procesal Penal llegará al recinto del Senado la semana que viene con 42 modificaciones realizadas a pedido de la oposición. La eliminación del concepto de "conmoción social", una perspectiva más tolerante para los extranjeros que cometan delitos y nuevas condiciones para definir el "peligro de fuga" son las modificaciones más relevantes en el plano de la política criminal. En el plano de lo netamente político, el cambio más sobresaliente aparece en el sistema para asignar las causas.

El proyecto original establecía que la Procuración General podría "disponer" de la forma en que se haría "la asignación de nuevas causas a las fiscalías y defensorías creadas en esta ley, así como también la redistribución de las existentes". Este punto fue muy criticado tanto por la oposición como por algunos de los especialistas que pasaron por el plenario de comisiones y por ello se modificó de modo tal que la Procuración podrá compensar la distribución de las causas nuevas y existentes "mediante un sorteo".

Esta discusión es la más trascendente para el debate que se desarrolla en el interior del Poder Judicial y que se replica en el intercambio legislativo. La ambición de los sectores más críticos de los tribunales -y, aunque no se dirá en voz alta, de la Corte Suprema- es limitar las atribuciones que tendría Alejandra Gils Carbó luego de la instalación del sistema acusatorio, en la cual los fiscales llevan la instrucción de las causas mientras que los jueces resguardan garantías.

La instauración de la asignación de causas mediante sorteo es sólo un preliminar antes de los asuntos más candentes y que saldrán a escena tanto al momento del debate en la comisión Bicameral que debe resolver la implementación del nuevo sistema como cuando la Procuración General presente el proyecto referido a las leyes orgánicas del ministerio público.

La duración del cargo del jefe de todos los fiscales será una de las cartas más fuertes que tenga el oficialismo para negociar, en el caso de que las circunstancias lo lleven a un escenario de adversidad. Es además un issue instalado en los bloques opositores: se escuchará en la próxima reunión del bloque de senadores de la UCR y se comentó ayer en la reunión del Frente Renovador con el exfiscal Italiano Antonio Di Pietro, célebre en Italia por sus investigaciones en casos de corrupción. Hace un año Di Pietro estuvo en Buenos Aires y mantuvo un encuentro reservado con Ricardo Lorenzetti.

Para tener en cuenta: existen documentos del CELS, una ONG de gran predicamento en el oficialismo, que rechazan que el cargo de procurador sea vitalicio.


La negociación que entablan el kirchnerimo y la oposición en el plano legislativo va acompañada por diversas arremetidas en el judicial. En los últimos quince días fiscales cercanos a Gils Carbó fueron citados a indagatoria, se firmaron amparos contra concursos para cubrir fiscalías clave en Comodoro Py y hasta Julio Piumato organizó una movilización para reclamar contra la procuradora.

La jefa de los fiscales mantiene silencio. Poco queda de la presencia que lograba en la escena política y judicial hace un año y medio. Un retraimiento que se consolidó luego del fallido jury contra el fiscal José María Campagnoli, quien por estos días escucha insistentes ofertas para que dé el salto a la arena de la política electoral.

La semana pasada el senador Mario Cimadevilla se preguntaba durante el debate en comisión por qué ni Gils Carbó ni Stella Maris Martínez (titular de la Defensoría General) se habían presentado en el Senado a defender el proyecto de ley como sucede con iniciativas similares. Los senadores del oficialismo guardaron silencio más por una cuestión de táctica que por falta de ideas. Conocen que la recepción sería hostil, que las preguntas de los legisladores serían redactadas en juzgados y fiscalías y que, detalle no menor, la materia que Gils Carbó mejor domina es el derecho Civil y Comercial.

Dejá tu comentario